La ventana para limitar el calentamiento global a 1,5ºC se está cerrando rápidamente

El mundo aún puede evitar las peores consecuencias de la crisis climática, pero solo a través de una transición urgente hacia una economía y una sociedad con bajas emisiones de carbono, afirman científicos del clima en un nuevo informe del IPCC. Los científicos proporcionaron una hoja de ruta para mostrar cómo se pueden reducir rápidamente las emisiones para limitar el calentamiento global por debajo de 1,5 °C, según los objetivos del Acuerdo de París.

Trabajadores contratados limpian helióstatos en el Proyecto Solar Ivanpah, en California, EE. UU. Crédito de la imagen: Flickr.

Este es el último de tres informes del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC), que comprende a los principales científicos del clima de todo el mundo. Juntos, los tres informes brindan una imagen completa de las causas, consecuencias y soluciones del cambio climático, que ya ha provocado un aumento de la temperatura de 1,1 ºC en promedio.

Los dos informes anteriores se centraron en la ciencia física del cambio climático y la capacidad de adaptación de las sociedades y los ecosistemas. Ahora, el último informe muestra cómo el mundo puede reducir las emisiones en las próximas tres décadas. La ventana se está cerrando rápidamente, coincidieron los científicos, pero aún es posible evitar los peores efectos de la crisis climática.

“Nos encontramos en una encrucijada. Las decisiones que tomamos ahora pueden asegurar un futuro habitable. Tenemos las herramientas y los conocimientos necesarios para limitar el calentamiento”, dijo el presidente del IPCC, Hoesung Lee, en un comunicado. “Me alienta la acción climática que se está tomando en muchos países. Hay políticas, regulaciones e instrumentos de mercado que están demostrando ser efectivos”.

Cruzando el umbral

Las emisiones globales anuales promedio de gases de efecto invernadero estuvieron en sus niveles más altos en la historia humana en el período 2010-2019, pero la tasa de aumento se ha desacelerado, dijo el IPCC. Sin embargo, sin una acción inmediata, la posibilidad de limitar el calentamiento global a 1,5ºC se está desvaneciendo. Las emisiones tendrían que alcanzar su punto máximo antes de 2025 y eso no está sucediendo.

El IPCC analizó todos los planes climáticos nacionales anunciados antes de la última conferencia climática de la ONU en 2021, COP26, y descubrió que la proyección de emisiones para 2030 hace probable que el calentamiento supere los 1,5 ºC durante el siglo XXI. En teoría, las temperaturas podrían reducirse extrayendo carbono de la atmósfera, pero la mayoría de las técnicas para esto no están probadas.

Las emisiones de los combustibles fósiles y el sector industrial representaron el mayor aumento de emisiones para 2019, según el informe. Es por eso que será necesario dejar el carbón, el petróleo y el gas bajo tierra para cumplir con los objetivos del Acuerdo de París. Esto significará “grandes transiciones” en el sector energético para reducir sustancialmente el uso de combustibles fósiles, dijo el IPCC.

La infraestructura de combustibles fósiles, tanto existente como planificada, liberará suficientes emisiones durante su vida útil para superar los 1,5 ºC de calentamiento. El uso de carbón tendría que eliminarse para 2050, mientras que el consumo de petróleo tendría que caer un 60% y el gas natural un 70% con respecto a 2019. Esto significa que la expansión de los combustibles fósiles debe detenerse ahora.

El secretario general de la ONU, António Guterres, cuestionó a gobiernos y empresas por “mentir” sobre estar en camino de 1,5ºC. “El último informe del IPCC es una letanía de promesas climáticas incumplidas. Algunos líderes gubernamentales y empresariales dicen una cosa, pero hacen otra. Están mintiendo. Es hora de dejar de quemar nuestro planeta”, dijo en Twitter.

El camino por delante

El IPCC dijo que las tecnologías de reducción de carbono y bajas emisiones nunca han sido más baratas, una buena señal en términos de acción climática. El costo de la energía solar y eólica, así como de las baterías de litio, ha disminuido desde 2010, por ejemplo. De hecho, el beneficio económico de limitar el calentamiento global a 2ºC sería superior al coste de actuar.

Las opciones de mitigación que cuestan $100 o menos por cada tonelada de CO2 podrían reducir las emisiones al menos a la mitad entre 2019 y 2030. Estas incluyen aumentar la eficiencia energética, la energía renovable, reducir la deforestación y reducir las emisiones de metano. Sin embargo, la adopción de tecnologías de bajas emisiones sigue siendo muy desigual en todo el mundo, dijo el IPCC.

“Tener las políticas, la infraestructura y la tecnología adecuadas para permitir cambios en nuestro estilo de vida y comportamiento puede resultar en una reducción del 40-70 % en las emisiones de gases de efecto invernadero para 2050. Esto ofrece un potencial significativo sin explotar”, dijo el científico del IPCC Priyadarshi Shukla en un declaración. “La evidencia también muestra que estos cambios en el estilo de vida pueden mejorar nuestra salud y bienestar”.

Uno de los aspectos más controvertidos del informe se refiere a la eliminación de CO2 de la atmósfera. Esto se puede hacer de varias maneras, desde plantar árboles hasta cambiar las prácticas agrícolas. Pero el informe argumenta que necesitaremos más que nuevos bosques para evitar superar los 1,5ºC, lo que abre la puerta al uso de máquinas para eliminar el CO2 directamente.

Este es un enfoque muy polémico entre científicos y activistas, ya que la tecnología aún es muy nueva y costosa. Pero para el IPCC, la eliminación a través de la tecnología de captura y almacenamiento de carbono será algo necesario para contrarrestar las emisiones residuales de sectores difíciles de reducir, como la aviación y los procesos industriales.

Para Ani Dasgupta, presidente y director ejecutivo del Instituto de Recursos Mundiales (WRI), el mundo tiene opciones rentables disponibles hoy para reducir significativamente las emisiones a corto plazo mientras se cumplen los objetivos de desarrollo.

“Debemos descarbonizar la generación de electricidad, la industria, el transporte y los edificios mientras detenemos y revertimos la deforestación. Debemos invertir en innovación mientras cerramos la brecha financiera climática. Debemos mejorar las prácticas agrícolas mientras reducimos la pérdida y el desperdicio de alimentos y cambiamos a dietas más sostenibles. Y debemos dejar de invertir en nueva infraestructura de combustibles fósiles mientras aumentamos la eliminación de carbono”, dijo.