¿Las drogas futuras vendrán de los insectos?

Durante miles de años, los seres humanos han utilizado las toxinas y otras sustancias químicas que producen los insectos como medicina. Hoy en día, los científicos han aislado genes específicos y están utilizando nuevas técnicas de modificación genética para convertir estos productos químicos en medicamentos que salvan vidas.

En la actualidad, hay miles de medicamentos disponibles en el mercado. Estos medicamentos son el resultado del ingenio del hombre para investigar y desarrollar herramientas para combatir enfermedades. Sin embargo, este no es un proceso fácil de ninguna manera, ya que requiere miles de millones de dólares y décadas de tiempo.

Además de eso, la resistencia a los antibióticos está reduciendo la efectividad de estos medicamentos de manera alarmante. Se necesita una nueva solución, al igual que una nueva vía para investigar la terapéutica. Lo crea o no, los errores son una de esas opciones.

¿Por qué bichos?

Todo se reduce a su estilo de vida.

¡Se estima que la población mundial de insectos es de 10 trillones! Eso es 10,000,000,000,000,000,000, que es un montón de ceros. Los insectos son una de las criaturas terrestres más diversas del planeta y se alojan en todo tipo de entornos, desde simples cocinas domésticas hasta las partes más sucias y oscuras de las alcantarillas subterráneas. Tomemos, por ejemplo, los escarabajos peloteros; ¡A estas fascinantes criaturas les encanta caminar y comer caca, se convierten en bolas!

Cada insecto se ha adaptado casi perfectamente para sobrevivir en este mundo. Tienen hábitats preferidos y están acostumbrados a pasar el día enfrentándose a los duros desafíos que conlleva ser tan pequeños.

Uno de los desafíos que enfrentan son los constantes ataques de gérmenes. Asociamos los gérmenes como cosas repugnantes presentes en ambientes muy sucios, lo cual es cierto. Y también conocemos muchos insectos a los que les encanta llamar hogar a los entornos sucios.

Los insectos han desarrollado un sistema de defensa eficaz para combatir estos gérmenes atacantes: péptidos antimicrobianos, moléculas de proteínas que son tóxicas para los gérmenes.

Cada entorno tiene sus propios microbios causantes de enfermedades que albergan. Sin embargo, estos errores son muy resistentes. Fabrican sus propias píldoras venenosas para matar estos gérmenes. Con millones de insectos en todo el mundo, la cantidad de estas moléculas de defensa que podemos recolectar es enorme.

Los insectos se usaban como medicina en la antigüedad, pero sus beneficios no se probaron experimentalmente.

Los insectos se usaban como medicina en la antigüedad, pero sus beneficios no se probaron experimentalmente.

¿Cómo se usaban los insectos en el pasado?

El uso de insectos o sus productos como terapéuticos no es un concepto nuevo. De hecho, es algo que se viene haciendo desde la antigüedad.

Gusanos

Uno de los mejores ejemplos es el uso de gusanos, las larvas blandas y blandas de las moscas. Se ha informado de su uso desde la Edad Media para tratar heridas como agente antiséptico.

Los gusanos se colocarían en una herida, donde secretarían compuestos antibacterianos que matarían a las bacterias o se las comerían. Además, también producirían enzimas que podrían descomponer el tejido muerto o necrótico, evitando una mayor infección. Estas enzimas también degradarían las proteínas de nuestra piel y las activarían para acelerar la cicatrización de heridas.

Abejas

Todos hemos visto Bee Movie y sabemos lo importantes que son las abejas para nuestra supervivencia y el futuro del planeta. Además de polinizar las flores y mantener el delicado equilibrio del ecosistema, también nos hacen algo dulce: la miel.

La miel se ha utilizado durante mucho tiempo para tratar heridas y prevenir infecciones, ya que tiene propiedades antimicrobianas. También acelera la cicatrización de heridas. Incluso se les dio miel a las personas para tratar problemas estomacales.

En el antiguo Egipto y China, el veneno de abeja se usaba para ayudar a reducir el dolor y la inflamación en pacientes con artritis. El veneno de abeja es el líquido incoloro que sale de su aguijón, que produce como un veneno suave para matar a su presa. El veneno ayudó a reducir el dolor articular en humanos porque tiene propiedades antiinflamatorias.

Primer plano de abejas en panal en colmenar - enfoque selectivo, espacio de copia - Imag (Diyana Dimitrova) s

Las abejas son más importantes de lo que pensamos. (Crédito de la foto: Diyana Dimitrova / Shutterstock)

Junto con el veneno de abeja, el veneno de hormiga también se ha utilizado para ayudar a reducir el dolor y la hinchazón.

Escarabajos

Los escarabajos producen un compuesto llamado cantaridina que podría ser útil en nuestro futuro médico. Los escarabajos ampolla machos producen cantaridina, una toxina, para defenderse de los depredadores.

Escarabajo ampolla

Un escarabajo ampolla. (Crédito de la foto: Vengolis / Wikimedia commons)

Los cadáveres de escarabajos ampolla muertos se utilizaron en la medicina tradicional china y vietnamita para tratar el cáncer y las enfermedades de la piel. ¡Un uso más interesante es en la medicina europea y africana, donde en realidad se usó como afrodisíaco!

¿Cómo se utilizan los insectos ahora?

Ahora tiene una idea de cómo se usaban los errores antes de la invención de la medicina y la tecnología modernas, pero con la infraestructura y el conocimiento modernos que poseemos hoy en día, ¿cómo estamos trabajando con los errores ahora?

Varios estudios están investigando las propiedades moleculares de compuestos hechos por insectos para comprender mejor su funcionamiento.

Su uso no solo está dirigido al tratamiento de trastornos difíciles como el cáncer o las enfermedades autoinmunes. Puede ser tan simple como ayudar a alguien a lidiar con un cuero cabelludo con picazón o con caspa.

Un estudio encontró que usar una solución de miel al 90% hecha con agua y aplicarla sobre el cuero cabelludo ayudó a reducir la picazón del cuero cabelludo.

¿Cómo afecta el humo a las abejas melíferas?

La miel tiene muchos usos y beneficios documentados. (fuente: Dani Vincek / persiana)

En el otro extremo, los estudios también se están enfocando en un tratamiento terapéutico interesante llamado aloferón. Se trata de proteínas elaboradas por insectos que poseen propiedades anticancerígenas y antivirales, según una investigación reciente. Estas proteínas son producidas incluso por los insectos más simples como las moscas de la fruta.

Estos insectos se usaron en medicina en el pasado, pero no sabemos completamente por qué se usaron. Con estudios científicos modernos, esperamos descifrar el código y descubrir por qué los insectos y los ingredientes que proporcionan fueron históricamente tan populares en todo el mundo.

Quién sabe, estas criaturas repugnantes también podrían ser una herramienta medicinal clave en el futuro.

Una palabra final

Sobre el papel, este enfoque puede parecer simple. Encuentre un error, investigue las proteínas que produce y comprenda su sistema inmunológico para ver cómo podemos explotarlo. Sin embargo, las estimaciones dicen que puede haber hasta 30 millones de especies de insectos. De ellos, ¡apenas hemos documentado un millón!

Este campo está bastante inexplorado, por lo que, naturalmente, tenemos nuestras propias limitaciones. Otro problema son los desafíos que conlleva la producción de terapias derivadas de insectos. Veamos nuestro ejemplo anterior de aloferon. Está hecho de moscas de la fruta, que son tremendamente pequeñas. Necesitaríamos miles, o quizás incluso millones de moscas de la fruta, para producir una cantidad adecuada para la venta.

En cambio, mediante el uso de técnicas de modificación genética, podemos tomar el gen del aloferón y colocarlo en células humanas o bacterianas para obtener un rendimiento mucho mejor.

En general, el potencial para encontrar nuevas terapias en el mundo casi infinito de los insectos es vasto y fascinante; lo que es más importante, la ciencia moderna está ahora equipada para aprovecharlo. ¡Es muy posible que la medicina del futuro se base en insectos y en los millones de años de secretos que guardan!

Lectura sugerida