Las secadoras contaminan nuestro medio ambiente con microfibras peligrosas, pero hay una solución

Un impactante informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) revela que 60% de la ropa que los humanos usan, llevan o usan están hechos de materiales a base de plástico como rayón, acrílico, poliéster y nailon. Cada vez que lavas esta ropa a base de plástico, se liberan en nuestro medio ambiente microfibras (un tipo de microplásticos) que contienen químicos peligrosos, tintes y otros tipos de contaminantes plásticos.

Créditos de la imagen: Tina Bosse/Unsplash

Estas microfibras ahora representan 60 millones de toneladas de desechos plásticos cada año, y lo que es más sorprendente es que un nuevo estudio de Procter & Gamble (P&G) sugiere que secar la ropa en la máquina (secado en secadora) conduce a la contaminación por microfibras en niveles comparables a los que se liberan al lavar.

Por qué el secado a máquina es peligroso para nuestro medio ambiente

Neil Lant y su equipo de investigadores de P&G señalan que la mayoría de las investigaciones que se centran en las microfibras de la ropa solo consideran los microplásticos que se liberan durante el lavado. Se sabe muy poco sobre la contaminación resultante del secado en secadora. Lant le dijo a ZME Science, “mientras que la liberación de microfibras en el agua de las lavadoras se ha investigado durante más de cinco años, el problema de la liberación en el aire de las secadoras apenas está surgiendo”, y es un problema muy serio. Por ejemplo, solo en América del Norte, más de 30 mil millones de cargas de lavado se secan en secadoras ventiladas cada año.

Esto significa que cada minuto se secan en secadora 60 000 cargas de lavado y cada año se liberan al aire miles de toneladas de microfibras. Tales cantidades de microfibras en el aire pueden causar cáncer de pulmón y varios problemas relacionados con la respiración en humanos. Si las microfibras se asientan y se mezclan con el agua o el suelo, filtran sustancias químicas nocivas y cancerígenas, lo que altera la salud de todo el ecosistema.

Cuando se les preguntó acerca de cómo se encontraron con este problema de microfibra en primer lugar? Los investigadores de P&G revelaron que lavaron y secaron diez camisetas de poliéster y diez de algodón en condiciones de secado doméstico normales en Europa y América del Norte y luego evaluaron las microfibras liberadas durante el lavado, capturadas en filtros de pelusa y liberadas en el aire. El investigador notó que se liberaba una cantidad significativa de microfibras en el aire.

“Encontramos niveles muy similares de liberación por el desagüe en el proceso de lavado en comparación con la liberación en el aire de las secadoras. Para algunas secadoras, por ejemplo, aquellas con filtros de pelusa de tamaño de poro grueso, la liberación de la secadora podría ser mayor que en el lavado, pero completamos la mayor parte del trabajo con una secadora de tamaño de poro mediano, así que creo que igual es una buena aproximación”, dijo Lant.

¿Cual es la solución?

Durante su experimento, los científicos de P&G también descubrieron que la liberación de microfibras de las secadoras se puede controlar mediante el uso de “acondicionadores de telas y filtros de pelusa con poros más pequeños”. Afirman que al emplear secadores de condensador completamente sellados y modificar el diseño de los filtros de pelusa de sus máquinas, los fabricantes de electrodomésticos pueden crear secadores que emitan menos contaminación por microfibras. Los investigadores escribieron en su artículo que la contaminación de fibra en el aire de las secadoras se puede reducir significativamente al mejorar el diseño de las secadoras con ventilación o al usar líquidos u hojas acondicionadoras de telas. También destacaron que los secadores de condensador con bomba de calor son la mejor solución a largo plazo para este problema, ya que son energéticamente eficientes y no dejan escapar microfibras.

Neil Lant dijo además a ZME Science que la contaminación por microfibra del secado en secadora se puede reducir en más del 90 % si los fabricantes de secadoras implementan las soluciones sugeridas por su equipo.

“Los secadores de condensación no tienen liberación al aire ya que el agua se condensa de nuevo a líquido, por lo que no hay ventilación externa y, por lo tanto, no hay contaminación por fibras en el aire. Si los secadores ventilados cambiaran a sistemas de eliminación de fibra altamente eficientes, creemos que se podría recolectar más del 90 % de las fibras, pero los secadores de condensación son la mejor solución para eliminar la contaminación del aire. Los secadores de condensador están disponibles en diseños convencionales y de bomba de calor; ambos no liberan fibras al aire, pero los aparatos con bomba de calor son los más eficientes energéticamente. Alrededor del 98 % de las secadoras en América del Norte tienen un diseño ventilado, por lo que la industria de los electrodomésticos debe pensar en convertir este mercado a secadores de condensación”, señala el investigador.

Los científicos también acordaron que se requiere más investigación para comprender mejor el impacto que tienen las microfibras de las secadoras en nuestro medio ambiente.