¿Los animales distintos de los humanos experimentan la menopausia? » ABC de la ciencia

La menopausia no es algo común entre los animales. Además de los humanos, solo ciertos cetáceos, como las orcas, los narvales y las belugas, experimentan la menopausia. Muchos otros animales pierden su capacidad reproductiva a medida que envejecen y luego mueren.

La reproducción es fundamental para la vida. Los animales demuestran su destreza sexual para cortejar parejas, pero esta fertilidad y vigor disminuyen a medida que envejecen. Eventualmente, su vida reproductiva termina con su desaparición. Los científicos han llamado a este fenómeno ‘senescencia reproductiva’, y ocurre en la mayoría de las especies del reino animal.

Sin embargo, lo anterior no suena como una experiencia humana. Los humanos con ovarios pierden la capacidad de reproducirse mucho antes de morir. Esto se conoce como menopausia. Si un animal pasara por la menopausia, sería incapaz de reproducirse. Sin embargo, aún continuaría viviendo, incluso después del inicio de su infertilidad reproductiva.

Además de los humanos, este fenómeno solo se ve en otro tipo de mamífero: los mamíferos marinos.

¡Ni siquiera nuestros parientes más cercanos, los grandes simios y los monos, pasan por este gran cambio de vida!

Vídeo recomendado para ti:

Si desea comprar/licenciar este video, escríbanos a [email protected]

Los mamíferos como los humanos y las ballenas pasan por la menopausia

Los humanos, las orcas o orcas, los calderones de aleta corta, las belugas y los narvales, son las únicas criaturas del reino animal que pasan por la menopausia.

ballena beluga y narval

Una ballena beluga y narvales (Crédito de la foto: CJ Larsen & Dotted Yeti/Shutterstock)

Para las orcas hembras, sus primeros años reproductivos oscilan entre los 12 y los 40 años. Después de este punto, pasan por la menopausia, pero pueden vivir entre 40 y 50 años más. Del mismo modo, las ballenas piloto de aleta corta pueden tener hijos desde los 7 años hasta los 35 años. Después de la menopausia, logran vivir entre 30 y 35 años más.

De los 72 cetáceos (ballenas y delfines) estudiados, los científicos agregaron recientemente narvales y belugas a la lista de mamíferos que continúan viviendo después de que termina su vida reproductiva. El 50% de las narvales hembras vivieron más allá de la menopausia, alcanzando una edad promedio de 40 años.

En cuanto a las belugas, se necesita más investigación para una edad menopáusica concluyente, pero los estudios de muerte natural de los cadáveres de beluga no han mostrado actividad reproductiva reciente. Esto podría sugerir que pueden vivir bastante tiempo después de la menopausia.

¿Cómo se calculó la menopausia en las ballenas?

No siempre es visible si un animal está en la menopausia. Ninguna frente de mamífero dice: “En la menopausia”. Entonces, ¿cómo descubrieron los científicos qué animales experimentan la menopausia?

Estudiando la anatomía de sus ovarios.

Los cetáceos también pasan por una fase de ovulación, al igual que los humanos. El óvulo, antes de ser liberado del ovario, sufre ciertos cambios para formar estructuras parecidas a quistes, que secretan hormonas reproductivas.

A diferencia de los humanos, estas estructuras no salen del ovario y, por lo tanto, se pueden ver y analizar con un microscopio, lo que permite a los científicos determinar la edad del ovario. Cuanto más envejecen las ballenas, más tardan en formarse estas estructuras similares a quistes. Se observó un patrón de disminución de la actividad ovárica a medida que las ballenas envejecían.

Por lo tanto, estudiar los patrones de crecimiento ovárico de los cadáveres de cetáceos proporciona información sobre la historia reproductiva de las ballenas.

Los científicos también pueden adivinar las edades de diferentes cetáceos estudiando estructuras como sus dientes. Comparando su desarrollo ovárico y edades, se puede hacer una estimación de las etapas menopáusicas de los cetáceos.

¿Por qué dejar de reproducirse?

Desde un punto de vista estrictamente evolutivo, la transmisión de los genes es la principal prioridad de una forma de vida. Renunciar a reproducirse cuando un animal aún puede vivir más parece contraproducente, y las hembras que no se reproducen no contribuyen en modo alguno a aumentar el número de crías. Tomando esto en consideración, la rareza de la menopausia tiene sentido.

Sin embargo, en el caso de los humanos y las ballenas, las hembras que no se reproducen en realidad juegan un papel positivo en general.

La hipótesis de la abuela

La idea de la hipótesis de la abuela es que una hembra mayor que no se reproduce en realidad le da a la descendencia que ya existe una mejor oportunidad de supervivencia.

Asesino, Ballena, -, (orcinus, Orca)

Una manada de ballenas asesinas suele estar dirigida por la abuela matriarca (Crédito de la foto: Tory Kallman/Shutterstock)

Un ejemplo fascinante de cómo las abuelas orcas ayudan a facilitar su linaje se puede ver en cómo el salmón se comparte principalmente con sus hijos. Una manada de orcas dirigida por una abuela matriarca consta de su familia inmediata, hijas, hijas de hijas, etc. Al llegar a la madurez sexual, los hijos se separarían de su manada y se dirigirían a otra manada para buscar pareja. Para aumentar el número de descendientes de su hijo, se asegura de que su hijo tenga suficiente salmón para darse un festín; así, al amamantar a su hijo, amamanta indirectamente a su propio linaje.

Ella se abstiene de traer nuevos jóvenes que muy bien podrían agotar los recursos limitados, lo que podría ser vital para cumplir con los requisitos de energía de la descendencia de su descendencia. Además, la reproducción es un asunto costoso. Si continuara reproduciéndose, estaría compitiendo personalmente por los recursos para nutrir a sus crías.

Renunciar a su reproductibilidad también le permite dedicar el tiempo y el esfuerzo necesarios para criar a las crías de sus propios descendientes.

Asesino, Ballena, Caza, Salmón

Una orca se alimenta de salmón (Crédito de la foto: Tatiana Ivkovich/Shutterstock)

¿Por qué otros mamíferos no presentan menopausia?

Es extremadamente raro que los primates no humanos dejen de reproducirse durante su vida. En un estudio, cuatro de las siete especies de primates no humanos no mostraron el final de sus ciclos reproductivos. Las chimpancés hembras son fértiles la mayor parte de sus vidas. Una etapa menopáusica solo comienza con el inicio de la vejez, lo que indica el final de su vida útil. Es interesante notar que tanto los humanos como los chimpancés enfrentan un cese de la fertilidad aproximadamente a la misma edad de 50 a 60 años. Lo que difiere, sin embargo, es que los chimpancés mueren en esta etapa, mientras que las hembras humanas a menudo viven unas pocas décadas más.

El chimpancé consta de dos especies existentes: el chimpancé común y el bonobo.

Las chimpancés hembra también experimentan la menopausia a la misma edad que las hembras humanas (Crédito de la foto: Ari Wid/Shutterstock)

Si el mamífero acuático más grande puede pasar por la menopausia, ¿qué impide que los mamíferos terrestres más grandes lo hagan? La respuesta está en cómo se construyen las familias de estas dos comunidades. En los grupos de elefantes, los machos jóvenes (10-20 años) se despedirán del grupo en el que nacieron. Debido a esto, la matriarca hembra, que lidera un grupo de otras elefantas (que permanecerán juntas para siempre), no crece para relacionarse más con otros individuos de la manada. Esto la libera de la obligación de cuidar del rebaño, al reducir su participación en los recursos al renunciar a sus capacidades reproductivas.

Una palabra final

La situación no ideal de la menopausia desde una perspectiva evolutiva es un testimonio del hecho de que la mayoría de los animales no experimentan un cese en sus ciclos reproductivos. Si lo hacen, y cuando lo hagan, sus vidas también llegarán a su fin. Sin embargo, la hipótesis de la abuela nos ayuda a entender por qué pasar por la menopausia puede ser realmente beneficioso para aquellas especies con una estructura familiar similar a la que vemos en nuestras sociedades.

De hecho, es sorprendente ver cómo algunas ballenas han evolucionado para resolver conflictos reproductivos dentro de sus familias, aprender a cooperar y sacrificar su poder de reproducción por el bien común.

Lectura sugerida

¿Te resultó útil este artículo

Sí No