Los científicos logran un hito en el camino hacia la energía de fusión nuclear

La posibilidad de desarrollar una fusión nuclear práctica, el proceso energético que impulsa las estrellas, está ahora un paso más cerca de la realidad. Científicos del Reino Unido en el Joint European Torus (JET) han alcanzado un nuevo récord en la cantidad de energía liberada en una reacción de fusión sostenida, generando 59 megajulios de calor, equivalente a unos 14 kilogramos de TNT. Esto duplica con creces el récord anterior de 21,7 megajulios logrado en 1997 en el mismo centro de investigación.

Si bien todavía no es mucha energía, suficiente para hervir 60 teteras de agua, el logro se describe ampliamente como un “gran hito” en el camino para hacer de la fusión una fuente de energía viable y sostenible con bajas emisiones de carbono.

“Estos resultados históricos nos han acercado un paso enorme a la conquista de uno de los mayores desafíos científicos y de ingeniería de todos”, dijo Ian Chapman, jefe de la Autoridad de Energía Atómica del Reino Unido, en un comunicado. “Está claro que debemos hacer cambios significativos para abordar los efectos del cambio climático, y la fusión ofrece mucho potencial”.

Una importante fuente de energía

La fusión se produce en el corazón de las estrellas y otorga la energía que alimenta el universo. Es el proceso mediante el cual dos núcleos de átomos ligeros se combinan para formar uno solo más pesado, liberando como consecuencia explosiones de energía. Es lo opuesto a la fisión nuclear, que se usa en las centrales nucleares, en la que un gran núcleo se divide para formar otros más pequeños.

Los beneficios de la energía de fusión la convierten en una opción muy atractiva, especialmente en el contexto del cambio climático y la disminución de los suministros limitados de combustibles fósiles. No produce emisiones de carbono, siendo sus únicos subproductos pequeñas cantidades de helio, un gas inerte que también podría ser útil. También es muy eficiente, menos radiactivo que la fisión y seguro, ya que la cantidad de combustible que se utiliza en los dispositivos de fusión es muy pequeña.

El laboratorio JET en el centro de Inglaterra utiliza una máquina llamada tokamak para sus estudios. Es el más grande de su tipo en el mundo. Dentro de la máquina, se calienta una pequeña cantidad de combustible que contiene tritio y deuterio (isótopos de hidrógeno) para crear plasma. Esto se mantiene en su lugar usando imanes mientras gira, se fusiona y libera energía.

Los experimentos en el laboratorio se han centrado en si la fusión es factible con un combustible basado en deuterio y tritio, lo que parece ser el caso según los últimos resultados. Esta es una buena noticia para Iter, un proyecto de fusión masivo que está siendo construido en Francia por una coalición de varios gobiernos. Sin embargo, aún llevará algo de tiempo: si todo va bien, Iter debería comenzar a quemar combustible para 2035.

Los países han estado trabajando de cerca en la energía de fusión durante años ya que, a diferencia de la fisión nuclear utilizada en las plantas de energía atómica existentes, la tecnología no produce material radiactivo que luego pueda usarse para fabricar armas. China, la UE, EE. UU., India, Japón y Rusia han estado involucrados hasta ahora en el megaproyecto de Iter en Francia.

Si los investigadores logran llevar a cabo la fusión nuclear, promete proporcionar una fuente casi ilimitada de energía limpia. Pero hasta ahora ningún experimento ha generado más energía de la que ingresa. Los nuevos resultados en JET no cambian eso, pero indican que un proyecto de reacción de fusión que utiliza la misma combinación de tecnología y combustible, Iter, eventualmente podría lograr ese objetivo. .