Los científicos pueden haber descubierto cómo las aves migratorias perciben el campo magnético de la Tierra

Las aves migran miles de millas sin un GPS, utilizando el campo magnético de la Tierra para orientarse. Ha sido un gran misterio cómo pudieron hacer esto, pero ahora, los científicos pueden haber encontrado la razón clave detrás de esto: una molécula en el ojo que es sensible al magnetismo y les da a las aves una brújula interna que funciona.

Crédito de la imagen: Flickr / Piplongstockings

Pájaros cuánticos

Un grupo de biólogos, químicos y físicos probó una teoría de 40 años según la cual una molécula sensible a la luz interactúa con el campo magnético de la Tierra a través de un proceso químico cuántico. Para hacer esto, observaron una proteína sensible a la luz llamada criptocromo 4 (CRY4) de la retina de petirrojos europeos (Erithacus rubecula).

“Creemos que podemos haber identificado la molécula que permite a los pequeños pájaros cantores migratorios detectar la dirección del campo magnético de la Tierra, lo que sin duda pueden hacer, y usar esa información para ayudarlos a navegar cuando migran miles de kilómetros”, Peter Hore, investigador y coautor del artículo, dijo noticias de la BBC.

Los petirrojos europeos viven en Europa, Rusia y Siberia occidental. Algunos emigran al sur cada invierno del hemisferio norte, por ejemplo, de Escandinavia al Reino Unido, y regresan en primavera. Muchos petirrojos migratorios son fieles tanto a sus territorios de verano como de invierno, que pueden estar separados por cientos de kilómetros.

Estudios anteriores han demostrado que ciertas especies de aves utilizan los campos magnéticos de la Tierra cuando migran. La sospecha había recaído sobre la CRY4, una proteína sensible a la luz, y la primera identificada en animales que evolucionaron específicamente para detectar campos magnéticos. Es parte de una clase de proteínas conocidas como criptocromos, involucradas en el funcionamiento de los ritmos circadianos.

Ahora, los investigadores lograron aislar la molécula de los petirrojos y demostraron que es sensible a los campos magnéticos. En presencia de luz, los electrones pueden saltar entre diferentes partes de CRY4 y entre él y otra molécula llamada flavina adenina dinucleótido (FAD), lo que finalmente conduce a la producción de un compuesto llamado CRY4-FADH.

Los cambios en el nivel del compuesto pueden permitir que las células sensibles a la luz del ojo alteren su salida, haciendo que la vista sea más clara o más oscura, según la dirección y la fuerza del campo magnético en el campo de visión del ave, Henrik Mouritsen, co- autor, dicho Científico nuevo. “Es posible que pueda ver dónde está el norte como una especie de sombreado en cualquier otra cosa que esté viendo”, dijo.

A modo de comparación, los investigadores también analizaron las proteínas CRY4 de pollos y palomas, que no son aves migratorias, pero contienen esta proteína sensible a la luz. Cada especie tiene una versión ligeramente diferente de la molécula, y el equipo descubrió que estas dos se ven menos afectadas por el magnetismo. Esto sugiere que la versión de la molécula en las aves migratorias se ha ajustado para amplificar su sensibilidad.

Si bien los hallazgos son emocionantes, el estudio no ha demostrado que CRY4 se esté utilizando para detección magnética en la vida real. Los investigadores solo observaron esta molécula de forma aislada. Sin embargo, el hecho de que la molécula sea más sensible magnéticamente en los petirrojos que en las aves, como los pollos que no migran, los hace optimistas sobre sus hallazgos.

El estudio fue publicado en la revista Nature.