Los gigantes de la energía afirman centrarse en la energía limpia. Este estudio dice que están mintiendo

El discurso climático y las promesas de los gigantes energéticos BP, Chevron, ExxonMobil y Shell son altos y poderosos, pero sus acciones no lo respaldan. Los investigadores revisaron los datos de 12 años y encontraron que ninguna de las empresas está en camino a una transición de energía limpia, con un largo camino por recorrer para reducir sus emisiones y una gran brecha entre lo que dicen las empresas y lo que son. realmente haciendo.

Crédito de la imagen: Flickr / Ivan Radic.

Las compañías de combustibles fósiles han jugado un papel importante en la conducción de la crisis climática. Veinte empresas son responsables para el 35% de todas las emisiones relacionadas con la energía en todo el mundo desde 1965. El principal emisor es Chevron, seguido de Exxon, BP y Shell, que representan más del 10 % de las emisiones mundiales de carbono desde 1965, según un estudio anterior. Podría presentar un argumento muy sólido de que las grandes compañías petroleras tienen la responsabilidad de reducir su impacto climático.

A medida que el mundo se aleja de los combustibles fósiles para reducir las emisiones, las compañías petroleras se encuentran bajo una presión aún mayor, ya que tienen que lidiar con la posibilidad de una menor demanda de hidrocarburos y menores ganancias. Desarrollos como la electrificación del transporte por carretera y las políticas climáticas que apuntan a la extracción y el uso de combustibles fósiles sugieren una transición hacia fuentes de energía limpia.

Pero la danza que hacen los gigantes de los combustibles fósiles es un paso adelante y un paso atrás. Algunos han comenzado a invertir en energías renovables y tecnología baja en carbono y muchos han anunciado varios objetivos para mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero. Sin embargo, el comportamiento histórico de estas empresas sugiere que se debe examinar la autenticidad de estas afirmaciones, argumentan los investigadores.

Mei Li de la Universidad de Tohoku, Japón, y sus colegas se centraron en dos empresas líderes de combustibles fósiles de EE. UU. (Chevron y ExxonMobil) y dos de Europa (BP y Shell). Revisaron sus estrategias comerciales e inversiones, datos financieros y palabras clave relacionadas con la transición en informes anuales que abarcan los años 2009 a 2020 para ver cómo se comparan sus acciones con sus anuncios públicos.

un articulo de noticias en 2019 mostró recelo ante los reclamos de energía limpia y transición de las grandes petroleras. Decidimos seguir esto con un estudio exhaustivo y objetivo que comparó el progreso de la transición de las cuatro mayores petroleras propiedad de inversores, y comparar sus palabras con sus acciones e inversiones”, dijeron los investigadores a ZME Science.

Una transición energética lenta

El estudio mostró que los informes anuales de las empresas utilizan un número cada vez mayor de palabras clave relacionadas con la crisis climática, como “bajo en carbono” y “transición”, especialmente para BP y Shell. También hubo un gran contraste con sus contrapartes estadounidenses en la estrategia comercial, con BP y Shell reconociendo en gran medida la ciencia del clima, mientras que Exxon y Chevron hicieron todo lo posible para negarlo tanto como fuera posible.

Chevron y ExxonMobil exhibieron continuamente actitudes defensivas hacia la inversión en energías renovables y la necesidad de abandonar los combustibles fósiles, expresando explícitamente sus ambiciones de aumentar en lugar de reducir la producción de hidrocarburos. Dejando de lado estas diferencias, ninguna de las cuatro empresas formuló estrategias para traducir los compromisos en acciones concretas.

Esto se refiere especialmente a las intenciones de frenar la producción de combustibles fósiles, así como de reducir la exploración y los nuevos desarrollos. Ninguna de las empresas está haciendo la transición de su modelo de negocio principal lejos de los combustibles fósiles, argumentaron los investigadores, sin identificar ninguna tendencia hacia una menor producción de combustibles fósiles y una mayor inversión en energías renovables.

“Las afirmaciones sobre los esfuerzos para la transición a la energía limpia no están respaldadas por acciones e inversiones”, dijeron los investigadores a ZME. “Hasta que haya un aumento mayor y sostenido de acciones concretas para transformar las estrategias comerciales e invertir en energía libre de carbono o renovable, las acusaciones de lavado verde parecen estar bien fundamentadas”.

Los investigadores sugirieron un conjunto de mejoras que las empresas podrían hacer para hacer coincidir sus palabras con la acción, como: comunicar la conciencia de que mitigar el cambio climático requiere reducir la producción de combustibles fósiles, publicar una hoja de ruta de cómo se reducirá la inversión en combustibles fósiles y publicar datos en el gasto de energía limpia de manera consistente.

El estudio fue publicado en la revista PLOS ONE.