Científicos estadounidenses presentaron recientemente una tinta viva para impresión 3D compuesta por las famosas bacterias Escherichia coli. Según ellos, esta prometedora invención podría estar relacionada con muchos usos, en particular en la medicina y la tecnología.

Una “tinta microbiana”

La impresión 3D es en el corazón de múltiples innovaciones. Por ejemplo, podemos citar la creación de órganos funcionales desde cero gracias a la impresión 3D que interesó a la NASA hace unos meses. En una publicación del 23 de noviembre de 2021 en la revista Nature Communication, los científicos han descrito una tinta viva para impresión 3D basada en E. coli, es decir Escherichia coli. Esta bacteria, que genera gastroenteritis e infecciones del tracto urinario en el ser humano, incorpora por tanto esta “tinta microbiana” de aspecto gelatinoso. Para los investigadores de la Universidad de Harvard (Estados Unidos) detrás del proyecto, el objetivo es afrontar los muchos retos actualmente en materia de impresión 3D.

En su publicación, los científicos evocan una tinta compuesta enteramente por células microbianas modificadas genéticamente. Llevaron a cabo un autoensamblaje ascendente y jerárquico de monómeros proteicos en nanofibras, luego en redes de nanofibras que comprenden hidrogeles extruibles. En otras palabras, la bioingeniería de bacterias ha hecho posible generar nanofibras vivas. Luego, los investigadores mezclaron el resultado con otros ingredientes para permitir el uso de este gel utilizando una impresora 3D personalizable (ver diagrama a continuación).

Diagrama de impresión 3D de bacterias
Créditos: Harvard University / Nature Communication

Resultados muy prometedores

Esta invención es sorprendente ya que la tinta viva puede regular el propio crecimiento celular mediante la inducción química de circuitos genéticos. Además, cabe destacar que los investigadores realizaron varias pruebas con otras bacterias, y por tanto su bioingeniería. Así, después de mezclar con la tinta, algunos resultados han hecho posible, por ejemplo, capturar el indeseable bisfenol A o incluso crear un fármaco contra el cáncer. Según los líderes del proyecto, ciertas bacterias podrían permitir que la tinta se regenere e incluso se reproduzca, todo de forma independiente.

Esta innovación podría tener varias aplicaciones. Evidentemente, los campos de la salud y la tecnología están relacionados. Sin embargo, la mayor utilidad podría estar en el lado de la construcción, lo que es más en el espacio. De hecho, como parte de la construcción de una base lunar o marciana, la idea de utilizar un material capaz de regenerarse y reproducirse es obviamente muy atractiva.