¿Los jabones realmente descomponen los virus? ¿Si es así, cómo? » ABC de la ciencia

Los jabones, debido a sus propiedades químicas, como ser anfipáticos, pueden romper las membranas celulares de las bacterias y otras células patógenas, así como la envoltura de muchos virus.

Los padres, los médicos e incluso los anuncios de jabón nos aconsejan que nos lavemos las manos con jabón después de llegar a casa y antes de comer. Lavarse las manos con jabón es una práctica de higiene vital, especialmente durante las temporadas de gripe. La razón detrás de esta práctica es la capacidad del jabón para “matar” los gérmenes.

Es sorprendente que algo tan mundano como el jabón pueda ser nuestra mejor defensa contra los virus más letales. Entonces, ¿qué le da a los jabones la capacidad de protegernos contra los gérmenes? ¿Y realmente “matan” al virus?

Vídeo recomendado para ti:

¿Qué es el jabón?

EL JABÓN ES LO RESBALADIZO QUE UTILIZAMOS PARA LAVARNOS LAS MANOS

Cierto… pero químicamente hablando, los jabones son sales de un ácido graso. Se fabrican mediante la hidrólisis de grasas y aceites (triglicéridos) de fuentes naturales utilizando una solución de lejía. La lejía es un álcali que se obtiene al preparar una solución acuosa de soda cáustica. Este proceso se conoce como saponificación. El pH de los jabones se encuentra dentro del rango de 9-10.

Todos los jabones son esencialmente tensioactivos (agentes tensioactivos) y están hechos de moléculas anfifílicas. Esto significa que tienen dos partes: una cabeza hidrofílica (amante del agua) y una cola hidrofóbica (que odia el agua). Los surfactantes son compuestos químicos especiales que pueden modificar la tensión superficial entre varias fases.

Dos imágenes equivalentes de la estructura química del estearato de sodio, un jabón típico para el lavado de manos doméstico

Estructura de jabón (Crédito de la foto: Smokefoot / Wikimedia Commons)

El grupo carboxilato del jabón forma la cabeza polar, que es atraída hacia las moléculas de agua. Mientras tanto, la cola no polar que contiene la cadena alifática es repelida por el agua y tiene afinidad por los lípidos y los aceites. Este carácter dual del jabón le permite disolver moléculas tanto polares como no polares.

¿Cómo funciona el jabón?

Para comprender cómo los jabones destruyen los gérmenes, primero debe comprender cómo funcionan en circunstancias normales. Con eso en mente, echemos un vistazo a cómo los jabones y detergentes lavan la ropa con tanta eficacia.

Los detergentes pueden eliminar fácilmente la suciedad y la grasa de la ropa debido a la acción de las moléculas anfifílicas. Cuando mezcla detergente en el agua, la cabeza polar se orienta hacia la fase del agua. Mientras que, para huir de las moléculas de agua, la cola hidrofóbica se orienta hacia moléculas no polares, como los aceites.

Surfactante-aceite-gota_en_agua

Mecanismo de acción de jabones y detergentes (Crédito de la foto: Poyraz 72/Wikimedia commons)

La cola hidrofóbica se adhiere a la suciedad y las manchas de aceite para evitar el contacto con el agua. Al mismo tiempo, la cabeza hidrófila se une a la molécula de agua. Luego, el jabón retira el aceite de la superficie orientándose en una estructura circular alrededor de las partículas de aceite, conocidas como micelas. Estas micelas acompañan a las moléculas de aceite a la superficie del agua. Aquí, la espuma del jabón atrapa la suciedad y el aceite, lo que permite que se enjuague con agua.

Sin embargo, ¿qué tiene esto que ver con los virus?

¿Cómo descomponen los jabones los virus?

Por así decirlo, los virus son similares a las moléculas de aceite. ¿Cómo, preguntas? Bueno, el virus es esencialmente material genético envuelto en una capa protectora, llamada envoltura. Estas envolturas están formadas por grasas o, científicamente hablando, bicapas lipídicas. También contienen una parte muy integral del virus: picos de proteínas. Estas proteínas de punta se adhieren a los receptores presentes en las células huésped, lo que permite que el virus las infecte.

Diagrama que muestra diferentes tipos de virus (GraphicsRF)

Tipos de virus envueltos (Crédito de la foto: GraphicsRF/Shutterstock)

Los virus con una envoltura de lipoproteínas incluyen el virus del Ébola, el virus de la influenza H1N1, el herpes y el coronavirus de tendencia actual, solo por nombrar algunos.

Al igual que en el caso de lavar las manchas de grasa de la ropa, las moléculas de jabón se adhieren al virus y otros gérmenes. Cuando te lavas las manos con agua y jabón, la cola hidrofóbica del jabón comienza a buscar un área para alejarse de las moléculas de agua. Cuando encuentran el virus, las moléculas de jabón comienzan a rodearlo. La cola hidrofóbica se adhiere a la pared de la bicapa lipídica del virus y la arranca de una superficie determinada, como la piel.

Coronavirus, Epidemia, Covid-19, Virus, Destruido, Por, Jabón, (3d, Microbiología, Render

Virus siendo destruido por jabón (Crédito de la foto: Dotted Yeti/Shutterstock)

No se detiene ahí. La cola hidrofóbica penetra aún más el virus, buscando alejarse aún más del agua. Al igual que hacer estallar una burbuja con un alfiler, la cola abre la pared exterior del virus. Esto separa el virus y hace que su contenido se libere en el agua jabonosa. Los restos del virus se enjuagan cuando te lavas las manos.

¿Los jabones “matan” el virus?

Aunque muchos anuncios de jabones afirman que los jabones “matan” los gérmenes, técnicamente esto no es cierto. Los jabones simplemente destrozan el virus y lo eliminan de la superficie.

Piense en esto como el jabón que le da al virus un buen frotamiento. Tanto es así que al final, el virus técnicamente aún permanece, pero solo en pedazos, sin paredes celulares y sin proteínas de punta. Además, si no hay una pared celular que mantenga unido el contenido del virus, ¿es realmente un virus vivo?

MOLÉCULAS DE JABÓN meme

Conclusión

Al contrario de lo que muchos creen, los jabones son mucho más efectivos para matar gérmenes que los desinfectantes a base de alcohol. No me malinterpreten, los desinfectantes matan virus y gérmenes, pero no pueden lavar el virus. En cambio, dejan suciedad estéril y virus muertos en las manos. Además, dado que solo tienen una eficacia del 99,9 %, también pueden dejar algunos virus activos en la piel.

Los desinfectantes para manos pueden ser un buen sustituto del agua y el jabón. Sin embargo, cuando sea posible, se debe optar por agua y jabón para lavarse las manos. Las agencias de salud como los CDC recomiendan lavarse las manos con agua y jabón durante 20 segundos para eliminar con éxito los virus y gérmenes de las manos.

Lectura sugerida