Los laboratorios siempre están ocupados desarrollando el condón perfecto

El condón es un producto altamente tecnológico. Habiendo sido ya objeto de mucha investigación e innovación, esta herramienta sigue atrayendo la atención de los investigadores. También están trabajando en nuevos materiales y nuevas características.

El condón: un producto de utilidad pública exitoso

En la época romana, las vejigas de los animales se usaban como medio para proteger el pene. Los chinos hicieron condones con papel de seda engrasado. Hoy, en 2021, el condón es el único anticonceptivo que también protege contra las infecciones de transmisión sexual (ITS). Por tanto, este doble uso ha tenido un éxito natural. Según un estudio de Global Market Insights en 2018, vende alrededor de 30 millones por año (incluido 70% de látex) con un crecimiento de mercado del 8%.

El condón es sin duda un producto altamente tecnológico. De hecho, está en el centro de muchas investigaciones. Citemos, por ejemplo, la famosa marca británica Durex, uno de los líderes mundiales, en el origen de muchas innovaciones. La marca ha desarrollado condones con costillas (o perlas), otros con un lubricante que prolonga la erección o incluso con un aroma especial. Incluso se presentan condones como biodegradable.

Entonces, por supuesto, esto indica un deseo de marketing. Sin embargo, también se trata de seguir democratizando este producto de utilidad pública. El hecho es que los usuarios son tantos consumidores a los que hay que seducir.

Una carrera por el material ideal

En los laboratorios, por lo tanto, continúa la investigación para desarrollar los condones del mañana. Aravind Vijayaraghavan es especialista en ciencia de materiales en la Universidad de Manchester (Reino Unido). En 2016, presentó una innovación incorporando un material particular: el grafeno, una lámina ultrafina de átomos de carbono. Según el científico, es el material conductor de calor más delgado, liviano y resistente del mundo. Cuando el grafeno se combina con látex (o poliuretano), permite una 60% de aumento de la resistencia. Esto también permite una reducción del 20% en el espesor, manteniendo una resistencia similar.

condón de grafeno
Crédito: Universidad de Manchester

También en 2016, otros investigadores de la Universidad de Queensland (Australia) presentaron su trabajo. Estos se referían al resina spinifex que las comunidades aborígenes han utilizado durante mucho tiempo como adhesivo. Los investigadores realizaron pruebas y según los resultados, el condón aguanta mucho mejor la presión. Además, otras innovaciones apuntan a reemplazar el látex por otros materiales menos alergénicos.

Por último, debes saber que la carrera por el condón perfecto no se trata de no solo los materiales. Algunos están trabajando en un condón capaz de autoajustarse al tamaño del pene o incluso con un aplicador que permite ponerlo sin tocarlo.


.