Los pterosaurios podrían volar tan pronto como nacieron

¿Podrían los pterosaurios recién nacidos volar desde que nacen? La cuestión aún se debate entre los paleontólogos. Un estudio reciente realizado por investigadores de la Universidad de Southampton sugiere que este fue efectivamente el caso, aunque el vuelo de estos pequeños reptiles puede haber parecido un poco diferente al de los adultos.

El vuelo de los pterosaurios

Los pterosaurios son un grupo de reptiles voladores antiguos que evolucionaron junto con los dinosaurios hace 228 a 66 millones de años. Las primeras etapas de la historia de vida de estos animales han cuestionado a los investigadores durante mucho tiempo, en particular debido a la escasez o ausencia de huevos y embriones para la mayoría de los taxones. Más recientemente, el descubrimiento de nuevos restos fosilizados y lechos óseos ha mejorado nuestro conocimiento de las primeras etapas del crecimiento de los pterosaurios.

Dicho esto, no todos están de acuerdo en un punto: ¿podrían los pterosaurios volar tan pronto como nacen? En otras palabras, ¿seguían dependiendo de sus padres para sobrevivir desde el nacimiento, o podrían valerse por sí mismos para cazar y escapar de los depredadores?

Algunos proponen que los recién nacidos eran capaces de vivir de forma independiente y volar aleteando (modelo flap temprano), mientras que otros postulan que los juveniles no pudieron volar antes de alcanzar el 50% de su tamaño adulto (flap tardío). Finalmente, el modelo de “deslizamiento temprano” propone que los recién nacidos solo pudieron deslizarse.

Sin embargo, cada vez hay más pruebas apuntar a la independencia temprana, como el descubrimiento de membranas de vuelo en las alas de un pterosaurio embrionario o el descubrimiento de un pequeño Pteranodon juvenil capaz de volar largas distancias mucho antes de alcanzar su tamaño adulto completo.

Más recientemente, un equipo de la Universidad de Southampton (Inglaterra) analizó huesos que, junto con la masa muscular y las fibras de queratina suficientemente fuertes en la piel de las alas, es una de las tres claves para volar volando en los reptiles.

Pterosaurio pteranodon
Crédito: iStock

Alas más cortas y anchas

Como parte de este trabajo publicado en Scientific Reports, el paleontólogo Darren Naish y su equipo compararon las medidas óseas de embriones fosilizados y alas de recién nacidos con las de adultos de dos especies: Pterodaustro guinazui y Sinopterus dongi. Los investigadores analizaron la envergadura de las alas, la fuerza de sus huesos y la carga que podían soportar. Se centraron principalmente en el húmero, en el que dependían los pterosaurios para lanzarse al vuelo.

Según estos análisis, el húmero de los recién nacidos era sorprendentemente más fuerte que el de muchos adultos. Los recién nacidos también tenían alas más corto y más ancho. Según los autores, por lo tanto, podrían haber podido cambiar de dirección y velocidad con más agilidad que los adultos. Estas habilidades de vuelo podrían haberlos ayudado a escapar de los depredadores o los insectos del tallo en un ambiente denso, mientras que los adultos prefirieron hábitats más abiertos.

Recuerde que en las aves modernas, solo el Maleo Megapod, un ave parecida a un pollo que vive solo en la isla indonesia de Sulawesi, desarrolla tal capacidad de vuelo inmediatamente después de la eclosión.


.