Los rebaños de ovejas funcionan como una especie de ‘inteligencia colectiva’ y eligen líderes temporales para guiarlos mientras se mueven

Los rebaños de ovejas siguen estructuras sorprendentemente dinámicas, informa una nueva investigación, ya que las ovejas individuales alternan entre el papel de líder y seguidor para producir una forma de “inteligencia colectiva”.

Créditos de la imagen Pixabay.

Algunos animales realmente nos sorprenden con su inteligencia. Las ovejas, en general, no son uno de esos animales para la mayoría de las personas. Pero sea lo que sea lo que les falte a estas criaturas lanudas en aparente inteligencia individual, lo compensan en grupos, según muestra una nueva investigación. Según los hallazgos, el comportamiento colectivo de las ovejas en un rebaño sigue un principio de autoorganización, con individuos que adaptan continuamente su dirección y velocidad de tal manera que dan lugar a un movimiento “colectivo”.

Los animales alternan entre liderar el rebaño y seguir a otro líder, explican los autores, de manera orgánica y muy fluida. Dichos procesos representan un ejemplo de inteligencia colectiva que puede enseñarnos más sobre cómo los sistemas autoorganizados pueden compartir información entre sus partes individuales, dándonos una idea de cómo recrear tales sistemas en el futuro.

La oveja abre el camino

“En la mayoría de los sistemas animales gregarios, el movimiento colectivo no es un proceso continuo, sino que ocurre en episodios: las fases del movimiento colectivo se interrumpen, por ejemplo, para descansar o alimentarse”, dijo Fernando Peruani, autor correspondiente del artículo, para Phys.org. “Sin embargo, la mayoría de los estudios de movimiento colectivo, incluidos los experimentales y teóricos, consideran grupos que permanecen, desde el principio hasta el final, en movimiento. Además, a menudo se supone que el comportamiento de bandada requiere que las personas negocien continuamente la dirección del viaje”.

El trío de investigación detrás de este artículo, de la Université Côte d’Azur, la Université de Toulouse y la CY Cergy Paris Université, empleó teorías físicas para estudiar el comportamiento colectivo de pequeños rebaños de ovejas. Su principal objetivo era investigar estos sistemas desde el punto de vista de los movimientos colectivos finitos y autoorganizados. Tal enfoque, explican, les permitió investigar mejor los procesos de toma de decisiones de ovejas individuales para comprender cómo surgen los movimientos del rebaño en general.

Para el experimento, el equipo estudió el comportamiento natural de pequeños grupos de ovejas durante diferentes intervalos de tiempo. Se rastrearon las trayectorias de movimiento de cada oveja individual, así como su orientación y posición en el rebaño.

“Primero demostramos que ninguno de los modelos de bandadas existentes, o extensiones de ellos, es consistente con nuestras observaciones”, dijo Peruani. “Luego, analizamos cómo viaja la información a través del grupo, identificamos una red de interacción consistente con los datos e investigamos qué información se transmite a través de esta red”.

En general, el equipo concluyó que las interacciones observadas entre los miembros individuales de la bandada eran muy jerárquicas. Además, todos los animales de la manada forman una red, y la información se distribuye a lo largo de esta red según la posición de cada animal en el grupo.

Con base en sus observaciones, el equipo construyó un modelo de movimiento colectivo de animales que se enfoca en dos procesos cognitivos: selección de líder, con cada líder guiando al rebaño durante un período de tiempo específico, y un mecanismo de navegación, que apuntala hacia dónde va el rebaño.

“Es importante destacar que cada fase de movimiento colectivo posee un líder temporal”, explicó Peruani, “Investigamos las propiedades matemáticas del modelo resultante para identificar las ventajas de la estrategia colectiva revelada. Creo que la principal contribución es la siguiente: los animales, al usar una red de interacción jerárquica para moverse juntos por un tiempo, dan el control total del grupo al líder temporal, pero también hay una rápida rotación de líderes temporales”.

“Si un líder temporal tiene conocimiento relevante para el grupo (p. ej., la salida de un laberinto o la ubicación de una fuente de alimento), entonces, el líder temporal podrá guiar al grupo de manera eficiente”, agrega Peruani. “De esta manera, todos los miembros del grupo aprovechan ese conocimiento. Vale la pena señalar que esto solo funciona si todos los individuos siguen al líder temporal sin cuestionar”.

Los hallazgos sugieren esencialmente que el rebaño no tiene un líder definido, pero diferentes animales se turnan en este papel. Lo que es particularmente interesante aquí es cuán fluida es esta transición: en las sociedades humanas, la transferencia de autoridad o liderazgo a menudo está marcada por la incertidumbre y el caos.

Sin embargo, lo que aún no sabemos es cómo decide el rebaño que es hora de que un nuevo líder tome las riendas, o cómo se determina ese líder. Se necesitarán más experimentos para determinar esto, así como para ayudarnos a comprender si esta dinámica se aplica también a otros animales de manada o si se limita solo a las ovejas.

“Nos preguntamos: si hay un líder temporal en cada momento, ¿cómo comparte y procesa el grupo la información que puede tener cada miembro individual del grupo? ¿Puede el grupo agrupar información para mejorar su capacidad de navegar con precisión a un lugar distante? En resumen, ¿el grupo exhibe inteligencia colectiva?” dijo Peruani. “Probamos que al cambiar regularmente el líder temporal, el grupo puede exhibir información compartida e inteligencia colectiva”.

Los hallazgos son de interés especialmente para los investigadores que trabajan con sistemas de información o aplicaciones similares a enjambres, como robots cooperativos. Los rebaños de ovejas fusionan aspectos de estructuras jerárquicas y democráticas, con un líder que tiene control total sobre a dónde va el rebaño, pero el rebaño conserva el control total de quién es ese líder en cualquier momento.

“Ahora estamos investigando el movimiento colectivo utilizando grupos de diferentes agentes”, agregó Peruani. “Específicamente, estamos comparando el comportamiento espontáneo de grupos de corderos, ovejas jóvenes y ovejas adultas, para investigar si las ovejas aprenden a seguir a los líderes temporales y a actuar como uno solo con el tiempo. También estamos investigando cómo se comportan los grupos en entornos complejos, como laberintos o arenas con diferentes parches de comida que pueden desencadenar un conflicto de intereses entre los miembros del grupo. Y, de manera más general, estamos investigando cómo los colectivos distribuyen y procesan la información, utilizando varias herramientas de mecánica estadística”.

El artículo “El movimiento colectivo intermitente en ovejas resulta de alternar el papel de líder y seguidor” ha sido publicado en el diario Física de la naturaleza.