Meraxes gigas, un enorme dinosaurio con brazos diminutos

Un equipo de paleontólogos describe el descubrimiento de un nuevo dinosaurio depredador gigante de la Patagonia con brazos tan cortos como el T. rex. Meraxes gigas es el carcarodontosáurido más completo hasta la fecha del hemisferio sur. Su hallazgo confirma la evolución convergente de brazos cortos entre los terópodos megapredadores.

Los dinosaurios carnívoros gigantes, como los tiranosáuridos y los abelisáuridos, se caracterizan por tener extremidades anteriores muy reducidas que contrastan con sus enormes dimensiones y cráneos macizos. Otro grupo que sigue este patrón son los carcarodontosáuridos. Este último dominaba la mayoría de los continentes a principios del Cretácico. Sin embargo, a pesar de los numerosos descubrimientos en las últimas tres décadas, ciertos aspectos de su anatomía, en particular en lo que respecta al cráneo o el antebrazo, siguen siendo poco conocidos, de ahí el interés de este estudio.

Un nuevo gigante de brazos cortos

Un equipo de paleontólogos anuncia el descubrimiento de un nuevo miembro de este grupo, al que también pertenecen otros titanes como giganotusaurio Dónde Mapusaurio. Los restos del animal fueron excavados en el norte de la Patagonia, Argentina. Desde entonces, el equipo de Juan Ignacio Canale, del Museo Paleontológico Ernesto Bachmann de Villa El Chocón, ha preparado y examinado minuciosamente el esqueleto. Estos análisis confirmaron que efectivamente se trataba de una nueva especie. Este acaba de ser nombrado Meraxes gigas lleva el nombre de un dragón en la serie de libros “Canción de hielo y fuego” de George RR Martin.

Los miembros de esta especie, que evolucionaron alrededor 95 millones de años, lucía una calavera decorada con crestas, protuberancias y pequeños cuernos. Este espécimen en particular habría muerto alrededor de la edad de cuarenta y cinco años, que es aproximadamente el doble de la esperanza de vida del T. rex que apareció más de veinte millones de años después. El animal era, sin embargo, igual de grande (alrededor de once metros de largo para cuatro toneladas), y equipado con dientes afilados y brazos cortos en proporción al resto de su cuerpo.

Durante mucho tiempo hemos pensado que eran los abelisáuridos y especialmente los tiranosaurios que tenían cabezas grandes, piernas largas y brazos pequeños.“, explica James Napoli del Museo Americano de Historia Natural de Nueva York. ” Este fósil revela que los carcarodontosáuridos, que incluyen a M. gigas, también siguieron el mismo tipo de tendencia evolutiva.“.

Meraxes gigas dinosaurio
Fósiles del animal. Fuente: Biología actual

Por lo tanto, parecería que estos diferentes dinosaurios, pero muy distantes entre sí en el árbol evolutivo, han desarrollaron sus brazos de forma independiente.

A partir del fósil, los investigadores también determinaron que los músculos del brazo de señor gigas estaban bien desarrollados. Esto sugiere que es posible que no hayan sido completamente inútiles. Los autores creen que probablemente no se usaron para la depredación (su enorme cráneo era suficiente), sino para sujetar a una pareja durante el apareamiento o para recuperarse después de una caída.