Oxigenación por el ano, ¿una nueva alternativa a la ventilación artificial?

El cuerpo que se utiliza para hacer el gran encargo podría en un futuro más o menos cercano dejarnos respirar. De hecho, los científicos han demostrado que es posible oxigenar a los cerdos de esta manera. Sin embargo, esto podría usarse en el contexto de la investigación y el alivio de enfermedades y otros problemas respiratorios.

Oxígeno o un líquido oxigenado

Respirar por el ano (o más bien por los intestinos): ¿ficción o realidad? En 2021, investigadores de la Universidad de Medicina y Odontología de Tokio (Japón) realizaron un estudio publicado en la revista CELL. Sin embargo, los científicos han demostrado utilizando roedores que es posible hacerlos sobrevivir en ausencia de aire en los pulmones, y esto, inyectándoles oxígeno o un líquido oxigenado a través del ano. Takanori Takebe, el autor principal del estudio, recuerda que la respiración artificial juega un papel vital en el manejo clínico de la insuficiencia respiratoria en cuyo origen encontramos enfermedades graves como la neumonía o el síndrome de dificultad respiratoria aguda.

Los investigadores intentaron recientemente reproducir su experimento en cerdos. Siendo estos animales genéticamente más cercano a los humanos, esto habría reforzado la idea de que el método podría funcionar. Sin embargo, según los científicos, los resultados fueron muy sorprendentes. El método en cuestión consiste en inyectar oxígeno puro o un líquido oxigenado (perfluorodecalina) en los intestinos a través del ano, con eliminación de la mucosidad intestinal. En particular, los investigadores descubrieron que inyectar el líquido parece más cómodo ya que evita cualquier alteración de la microbiota intestinal.

cerdo
Créditos: Fotosmurf03 / iStock

Un último paso a dar

¿Y si esta técnica realmente pudiera adaptarse a los humanos? Si tiene éxito, los investigadores del estudio considerarían agregarlo a los medios ya existentes en caso de problema respiratorio agudo. Entre estos medios encontramos la ventilación artificial que, por desgracia, puede provocar daños pulmonares además de movilizar a una gran cantidad de personal. Otro ejemplo es la oxigenación por membrana extracorpórea (ECMO) en casos más graves. Este último método requiere la bombear sangre fuera del cuerpo para pasarlo por una máquina que le inyecta oxígeno.

Según Takanori Takebe, inyectar una cantidad adecuada de perfluorodecalina en un cerdo de 50 kg le permite sobrevivir treinta minutos sin sufrir una insuficiencia respiratoria fatal. A partir de ahora, los científicos desean realizar pruebas en humanos y si efectivamente es el siguiente paso lógico en esta investigación, sin embargo, no se ha comunicado la fecha.