Oxígeno presente en el océano de Europa, el satélite de Júpiter

Europa es uno de los 79 satélites naturales de Júpiter enumerados. Con 3122 kilómetros de diámetro, esta estrella tendría un océano subglacial gigante de dos a tres veces más grande que los océanos presentes en la Tierra, según declaraciones de las sondas Voyager y Galileo (lanzadas respectivamente en 1977 y 1989). La búsqueda de formas de vida fuera de nuestro planeta azul lleva décadas. Sin embargo, las ondas contenidas en el interior de la luna joviana bien podrían ser favorables al desarrollo microbiano. Además, contendría una formidable dosis de oxígeno procedente de la superficie.

Oxígeno abundante

En Europa habría elementos quimicos que sustentan la vida : agua, oxígeno, carbono y azufre. Por otro lado, los átomos de oxígeno se crean en la superficie (por la interacción de las partículas solares con el agua derretida presente en la superficie) y normalmente no deberían poder alcanzar el océano a una profundidad de tres a treinta kilómetros. Sin embargo, el oxígeno logra abrirse paso a través de la gruesa envoltura helada de Europa.

Satélite Europa
Imagen de dos vistas del hemisferio posterior de Europa. A la izquierda, en color natural. A la derecha, en falsos colores para acentuar las partes de agua helada que cubren el satélite. Créditos: NASA/JPL-Caltech/DLR

Según el estudio realizado por Marc Hesse, profesor del departamento de ciencias geológicas de la Universidad de Texas, Austin (EE.UU.), y publicado en la revista Geophysical Research Letters, el oxígeno se mezclaría con el agua salada líquida en la superficie. Esta mezcla, llamada salmuera, se precipitaría a través de la corteza congelada a través de lo que los investigadores llaman ” terrenos caóticos“, generado por el derretimiento parcial del hielo en el suelo. El modelo numérico nos muestra que la salmuera se movería como una onda de porosidadcavando su camino a través de la cáscara congelada, los poros de hielo se cierran inmediatamente después de su paso.

Estas adiciones de oxígeno serían puntuales, dependiendo de la formación de estos terrenos caóticos, y tardarían 20.000 años en llegar a los flujos subterráneos. Sin embargo, los investigadores deducen que desde la constitución de Europa y su océano, el nivel de oxígeno en su interior sería equivalente al de nuestros océanos terrestres. “ Con base en la caótica distribución del terreno y la edad de la superficie de Europa, estimamos que el drenaje de salmuera podría generar O2 al océano a tasas de 2.0×106 a 1,3×1010 mol/año“, comunican los científicos en su trabajo.

Por lo tanto, esto representa una buena esperanza para que los científicos algún día detecten una forma de vida extraterrestre allí.

Diagrama de oxígeno del océano de Júpiter del satélite de Europa
Diagrama que muestra la distancia recorrida por la mezcla de agua y oxígeno derretida desde la superficie (salmuera) en función del número de años. Podemos ver claramente la onda de porosidad progresando en la corteza helada. La concentración de oxígeno está simbolizada por el color rojo más o menos pronunciado / Créditos: M. Hesse et al.

Lanzamiento de una sonda de exploración europea en 2024

El proyecto de exploración de la NASA en Europa, denominado Europa Clipper, tendrá como objetivo principal determinar si la luna alberga vida (esta investigación sigue siendo laGrial de la comunidad astrofísica), asegurando la presencia de agua subterránea y enumerando con precisión los componentes químicos de la estrella. La sonda despegará en octubre de 2024 para llegar al sitio en abril de 2030. Sin embargo, su permanencia en órbita alrededor de Europa llevará algunos años, el tiempo para mapear su topografía, antes de aterrizar cerca de una falla activa y usar su a bordo. espectrómetros para analizar el hielo en el suelo. Por lo tanto, el interior del satélite joviano aún no se ha explorado en una futura misión.

“Es seductor pensar que algún tipo de organismo aeróbico vive justo debajo del hielo”informa Steven Hance, coautor del estudio e investigador del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA.

También se están desarrollando proyectos tecnológicos para poder perforar su suelo rocoso y helado (recordemos, de unos diez kilómetros de espesor).


.