Para vivir más, toma café

Beber algunas tazas de café al día está relacionado con una vida más larga y un menor riesgo de enfermedad cardiovascular. En cualquier caso, así lo confirma un nuevo trabajo, cuyos resultados se aplican a las variedades molidas, instantáneas y descafeinadas. Los detalles del estudio se publican en el European Journal of Preventive Cardiology. Es la revista líder mundial de cardiología preventiva.

El café es omnipresente en nuestras sociedades y su componente principal, la cafeína, es el psicoestimulante más consumido en el mundo. Con la creciente conciencia pública sobre la prevención de enfermedades cardiovasculares, se ha centrado un gran interés en los factores de riesgo del estilo de vida, incluido el consumo de café, conocido por sus efectos laxantes.

Históricamente, muchos médicos recomiendan evitar el café en pacientes con enfermedades cardiovasculares. Sin embargo, esta idea es cuestionada por estudios observacionales que, por el contrario, subrayan un efecto beneficioso del consumo de café sobre la arritmia incidente y la prevención de enfermedades cardiovasculares. Un nuevo estudio confirma esta asociación.

Instantáneo, molido y descafeinado

Como parte de este trabajo, investigadores del Baker Heart and Diabetes Research Institute (Australia) examinaron las asociaciones entre diferentes tipos de café y arritmias incidentes, enfermedades cardiovasculares y muerte utilizando datos del Biobanco del Reino Unido. Esta es una base de datos que alberga los registros médicos de cientos de miles de voluntarios británicos. Tenga en cuenta que la enfermedad cardiovascular involucra insuficiencia cardíaca congestiva, enfermedad cardíaca coronaria y accidente cerebrovascular.

El estudio incluyó 449.563 asistentes (incluyendo 55.3% mujeres) de edad 40 a 69 años libre de arritmias u otras enfermedades cardiovasculares al inicio del estudio. Los participantes completaron un cuestionario destacando la cantidad de tazas de café que bebían cada día. También se les preguntó sobre el tipo de café consumido: instantáneo, molido (café filtrado por ejemplo) o descafeinado.

Luego, estos participantes se agruparon en seis categorías de ingesta diaria (“sin taza”, “media taza”, “una taza”, “dos a tres”, “cuatro a cinco” y “más de cinco” tazas por día) . El tipo de café más consumido fue el instantáneo (44,1% de los participantes). El café molido fue consumido por el 18,4% de los sujetos y descafeinado por el 15,2%. Finalmente, poco más del 22% de la cohorte no bebía café. Estos sirvieron como grupo de comparación.

Los autores ajustaron sus resultados por edad, sexo y etnia. También tomaron en consideración varias enfermedades como la obesidad, la hipertensión arterial, la diabetes, pero también el tabaquismo y el consumo de té o alcohol. La mediana de seguimiento fue 12,5 años.

granos de café
Créditos: juliopablo / Pixabay

Resultados muy claros

Un total de 27.809 (o el 6,2%) de los participantes murieron durante el seguimiento. De manera general, todos los tipos de café se han asociado con muertes reducidas, cualquiera que sea la causa. Sin embargo, la mayor reducción del riesgo se observó en el grupo que consumía dos o tres tazas al día. En comparación con los no bebedores de café, la probabilidad de muerte fue menor por 14%, 27% y 11% dentro de este grupo para las preparaciones descafeinadas, molidas e instantáneas, respectivamente.

Durante el seguimiento, 43.173 participantes (9,6%) sufrieron enfermedades cardiovasculares. Aún aquí, todos los subtipos de café se asociaron con diagnósticos reducidos. Una vez más, el grupo de menor riesgo fue el grupo de “dos o tres tazas” por día. En comparación con los no usuarios, el riesgo de desarrollar estas enfermedades fue 6%, 20% y 9% menor para café descafeinado, molido e instantáneo, respectivamente.

Finalmente, 30.100 participantes (o el 6,7%) desarrollaron una arritmia. Aquí El consumo de café molido e instantáneo se asoció con un menor riesgo de arritmias., incluida la fibrilación auricular. En comparación con los no bebedores, los riesgos más bajos estaban en el grupo de “cuatro a cinco tazas al día” de café molido y en el grupo de “dos a tres tazas al día” de café instantáneo con respectivamente 17% y 12% riesgos reducidos. El consumo de descafeinado, por otro lado, obviamente no está asociado con una reducción en el riesgo de arritmia.

Para los autores, estos nuevos resultados sugieren que un consumo ligero a moderado de café molido, instantáneo o descafeinado debe considerarse parte de un estilo de vida saludable.