Pronto habrá una red de satélites alrededor de la Luna.

La Agencia Espacial Europea (ESA) acaba de aclarar su plan para establecer una red de satélites alrededor de la Luna. El proyecto, llamado Moonlight, tendrá como objetivo apoyar una presencia humana permanente facilitando la navegación espacial alrededor de nuestro satélite. También será una cuestión de preparar el camino para las misiones tripuladas en el espacio profundo.

Liderado por la NASA, el programa Artemis es una colaboración internacional destinada a establecer una presencia humana permanente en suelo lunar para finales de la década. Como parte de este proyecto, la ESA proporcionará componentes esenciales, incluido el módulo de comunicación para la nueva estación espacial alrededor de la Luna, así como un relé de comunicación como el Lunar Pathfinder.

A través de la empresa Airbus, Europa también está desarrollando módulos de servicio para la nave espacial Orion que se encargará de enviar astronautas a la Luna.

Una constelación de satélites

No es todo. La ESA también apoyará a dos consorcios comerciales para desarrollar una red de satélites alrededor de la Luna.

Durante los próximos años, decenas de equipos internacionales, institucionales y comerciales enviarán misiones a nuestro satélite. En otras palabras, el Las expediciones lunares ya no serán únicas, sino regulares..

Por tanto, esta iniciativa, denominada Moonlight, tendrá como objetivo “Facilitar esta exploración lunar mediante la creación de una red de navegación y telecomunicaciones confiable y eficiente a través de una constelación de satélites lunares.s ”, subraya Elodie Viau, directora de la rama de Telecomunicaciones y Aplicaciones Integradas de la ESA.

Ilustración de cómo sería una presencia humana permanente en la Luna. Créditos: ESA – P. Carril

Por ejemplo, una constelación de satélites lunares podría permitir que las misiones aterrizaran en cualquier momento y en cualquier lugar. Además de las ventajas inherentes a la navegación, dichos instrumentos también podrían permitir a los investigadores colocar instrumentos y otros observatorios en el lado oscuro de la Luna. En el lugar, los rovers también podrían moverse más rápidamente.

Pero eso solo será el comienzo ”, agrega la investigadora. “Esto nos ayudará a allanar el camino para las misiones a Marte y más allá“.

Este anuncio marca el inicio de un período de estudio de doce a dieciocho meses durante el cual la ESA se reunirá con actores del sector privado para desarrollar esta red de comunicación. Si se valida la viabilidad del proyecto, el objetivo será presentar el plan al Consejo de Ministros de la agencia. para su implementación en 2022. Si todo sale según lo planeado, los primeros satélites podrían ser operativo a finales de la década.


.