¿Pueden los grandes enjambres de insectos influir en el clima?

La atmósfera alberga múltiples fuentes de carga eléctrica que influyen en los procesos críticos. En un nuevo estudio, los investigadores reunieron evidencia teórica y empírica para demostrar que las colonias de insectos contribuyen directamente a la electricidad atmosférica, en proporción a la densidad del enjambre. Grandes grupos de insectos podrían incluso generar una carga eléctrica comparable a la de las nubes de tormenta.

Las cargas eléctricas están en todas partes. Los mismos se repelen, mientras que los opuestos se atraen. Aunque estas fuerzas a menudo pasan desapercibidas a nuestra escala, juegan un papel clave en pequeños animales y plantas. Las abejas, por ejemplo, acumulan carga positiva cuando sus alas rozan las moléculas del aire. Esta carga ayuda a atraer el polen con carga negativa. También pueden detectar y modificar los campos eléctricos de las flores. Otro ejemplo con las arañas, que tejen redes cargadas negativamente para atrapar insectos cargados positivamente.

Hasta ahora, pensábamos que estos cargos seguían siendo, a pesar de todo lo contenido, medibles. En realidad, el poder de estos campos se había subestimado enormemente. Un estudio publicado en la revista iCiencia de hecho revela que cuando los insectos se reúnen en enjambres, las cargas individuales de cada miembro de la colonia se agregan para formar campos eléctricos muy poderosos.

Este trabajo, en concreto, es por tanto el primero en confirmar el efecto eléctrico a gran escala de los animales sobre la atmósfera.

Gradiente de potencial

El estudio de cómo las fuerzas electrostáticas afectan a los seres vivos en un ecosistema se conoce como ecología eléctrica. El autor principal de este estudio, Ellard Hunting, de la Universidad de Bristol (Inglaterra), es uno de los que contribuyeron al desarrollo de este campo de investigación.

Para sus experimentos, los investigadores miden la fuerza del campo eléctrico en la atmósfera calculando la diferencia entre la carga en la superficie y la del aire sobre el suelo. Lo llamamos el gradiente potencial. Este gradiente es importante para predecir el clima y comprender la composición química del aire. Los cambios regulares en este factor también afectan la forma en que los animales navegan en su entorno.

Dicho esto, en los últimos años los investigadores de Bristol han descubierto que los insectos producen campos no solo cuando vuelan, sino también cuando se frotan entre sí y caminan sobre superficies de fricción. Al examinar cómo esta carga afectó el comportamiento de los insectos (a menudo abejas), los investigadores notaron que, cuantos más insectos pululaban, mayores eran los efectos sobre el gradiente potencial de la atmósfera.

abejas insectos
Créditos: sumx/Pixabay

¿Una influencia real en el clima?

En esta observación, el equipo de la Universidad de Bristol colaboró ​​con Giles Harrison, meteorólogo de la Universidad de Reading (Inglaterra) para medir cómo la densidad de los enjambres de abejas modificaba el campo eléctrico en la atmósfera. Luego descubrieron que las colonias más densas podían amplificar el gradiente de potencial local. hasta diez veces más que su valor inicial.

Luego, el equipo extrapoló sus hallazgos a cargas de langostas. En todo el mundo, varios países enfrentan regularmente invasiones apocalípticas de estos insectos que causan grandes daños a los cultivos. Con base en sus modelos, los investigadores encontraron que algunas de estas invasiones, que pueden incluir miles de millones de insectos en cientos de kilómetros cuadrados, podría afectar el campo eléctrico de la atmósfera al mismo nivel que las tormentas eléctricas.

Sin embargo, todavía hay muchas incógnitas. Por ejemplo, los investigadores aún no saben cómo estos cambios inducidos por insectos afectan realmente al clima. La investigación adicional podría decirnos si los enjambres de insectos influyen o no en la densidad de los aerosoles y los iones en la atmósfera, por ejemplo, lo que podría afectar la formación de nubes. Tampoco está claro qué tipo de impacto tienen estos cambios en el ecosistema, o si estas cargas benefician a los insectos.