¿Pueden los humanos transmitir el SARS-CoV-2 a los gatos?

La investigación científica sobre el coronavirus SARS-CoV-2 se centra en parte en la posible transmisión de persona a animal. En Escocia, los científicos han identificado dos casos de gatos infectados por sus dueños.

Dos casos de transmisión de persona a animal

Desde la instalación de la pandemia Covid-19 hace más de un año, la ciencia ha estado muy interesada en el origen del coronavirus. Muchos investigadores creían que se trataba de una transmisión de animal a humano (zoonosis). Además, se han mencionado diferentes animales como el pangolín, el visón o el murciélago. Pero, ¿qué pasa con las transmisiones de humano a animal? En su estudio publicado en la revista Veterinary Record el 22 de abril de 2021, investigadores de la Universidad de Glasgow (Escocia) observaron gatos. Identificaron dos casos de infección de gatos de diferentes razas y que no vivían en el mismo hogar. Ellos presentaron problemas respiratorios de leves a graves.

El caso es que en ambos casos los propietarios habían desarrollado síntomas del coronavirus antes de que sus propios animales enfermaran. La autora principal del estudio, Margaret Hosie, dijo que estos casos muestran la importancia de mejorar nuestra comprensión de la infección animal por el virus SARS-CoV-2. Además, las pruebas con animales son poco frecuentes, por lo que muchos casos de transmisión pueden haber pasado desapercibidos.

gato
Crédito: Pixy

Una posible fuente de reintroducción del coronavirus

El primer caso involucró a un gatito Muñeca de trapo Hembra de cuatro meses. A finales de marzo de 2020, su maestro habría síntomas desarrollados muy parecidos a los derivados de la infección por coronavirus. Sin embargo, este último no se había sometido a ninguna prueba de detección. El felino luego tuvo dificultades para respirar y fue presentado a un veterinario. Desafortunadamente, la condición del animal era cada vez más grave, lo que requería su eutanasia. El veterinario tomó muestras después de la muerte del gato e identificó neumonía viral, así como rastros de infección por coronavirus.

El segundo caso fue el de una niña siamesa de seis años. Vivía en una casa donde uno de los habitantes humanos había dado positivo por el coronavirus. Sin embargo, el felino parece haber contraído un forma leve de la enfermedad. Los síntomas (secreción nasal y conjuntivitis) permanecieron leves. Posteriormente, un estudio retrospectivo de los hisopos confirmó la infección.

Por ahora, la transmisión del virus de animales a humanos no representa un riesgo significativo para la salud pública. Sin embargo, los científicos creen que los animales pueden constituir un “reservorio viral” potencial con la transmisión continua del SARS-CoV-2. Los científicos también indican que cuando los casos humanos realmente disminuyen, este reservorio viral podría ser un fuente de reintroducción del coronavirus Inhumanos.


.