¿Qué es el Síndrome de La Habana?

Desde hace más de cinco años, cerca de mil diplomáticos estadounidenses y canadienses se ven afectados por un extraño síndrome: el síndrome de La Habana. Sin embargo, cabe señalar que este problema no atañe únicamente al personal diplomático en Cuba.

Muchos síntomas

A finales de 2016, la historia comienza en Cuba donde personal diplomático de los Estados Unidos describen extrañas dolencias. Estos incluyen náuseas, pero también trastornos de la audición, el sueño y el equilibrio. Entre 2016 y 2018, nada menos que una veintena de personas dicen haber sido afectadas por lo que se denomina el “síndrome de La Habana”. Posteriormente, diplomáticos canadienses también denunciaron males similares en Cuba. Sin embargo, el síndrome no es no relacionado exclusivamente con Cuba ya que en 2018 se declararon otros casos en países como Alemania, Australia, China, Francia, Kazajstán, Rusia, Suiza, Taiwán e incluso Vietnam.

Según un artículo del New York Times de enero de 2022 en referencia a un informe de la CIA, el síndrome de Cuba preocupa nada menos que mil casos en seis años. También debe saber que en 2021 se aprueba la Ley del Síndrome de La Habana y ahora hace que la atención sea más accesible económicamente para los afectados.

depresión
Créditos: Pexels

Diagnosticar el síndrome de La Habana no es fácil. De hecho, los pacientes describen una multitud de síntomas como dolor punzante, problemas de equilibrio, mareos y coordinación, ansiedad, irritabilidad, presión en la cabeza o incluso una especie de niebla cognitiva. Sin embargo, estos síntomas pueden ser asociado con muchas otras enfermedades como depresión o migrañas.

Causas difíciles de establecer

Las primeras hipótesis que intentaron explicar este fenómeno estaban relacionadas con ataques sónicos de poderes hostiles utilizando tecnología desconocida. Sin embargo, dos estudios fueron publicados en 2018 y 2019 por el mismo equipo de la Escuela de Medicina Perelman de la Universidad de Pensilvania (EE. UU.). Este trabajo realizado en el cerebro de 21 pacientes llevó a la conclusión de que los síntomas puede provenir de daño cerebral, pero la causa permanece indeterminada. Cabe señalar, sin embargo, que estos estudios han recibido apoyo, pero también muchas críticas.

Las causas del síndrome de La Habana, por lo tanto, parecen muy difíciles de establecer. Ante la ausencia de “culpable”, los detractores intentaron cuestionar los diversos síntomas y especialmente las suposiciones relativas a los ataques sónicos. Otros informes de los CDC de EE. UU. y la Academia Nacional de Ciencias (NAS) han mencionado las ondas de radio como la causa más probablesino también microondas.

Un misterio aún espeso

Hasta el día de hoy, este síndrome sigue siendo un misterio, ya que no hay pruebas contundentes. Sin embargo, mencionemos una última pista descrita en el libro. Síndrome de La Habana (2020) por el neurólogo Robert E. Bartholomew. Él planteó la hipótesis de un enfermedad psicologica, aunque los síntomas son muy reales, así como los efectos en el cerebro. El autor explica en particular que en un contexto de estrés, estas personas son tomadas por una extraña incomodidad ya que esperan posibles ataques. Este mal es además “transferible” a otros compañeros que de repente comenzaría a esperar síntomas similares también.

Finalmente, debe saber que los diplomáticos no son no es el único tipo de personal afectado ya que algunos casos involucran a militares, así como a agentes de inteligencia. Además, una docena de casos aún están bajo investigación ya que no se trata del miedo a un ataque, sino de causas ambientales. Respecto a estos casos, el síndrome de La Habana puede parecerse más a una especie de síndrome del viajero