¿Qué es esta misteriosa “cavidad” aislada en la Vía Láctea?

Los astrónomos identificaron recientemente una enorme cavidad en la Vía Láctea excavada por la explosión de una estrella al final de su vida hace varios millones de años, alrededor de la cual están naciendo nuevas estrellas. Este trabajo, publicado en The Astrophysical Journal Letters, ayuda a arrojar luz sobre el papel de las supernovas en el proceso de formación de estrellas.

Una “cavidad” de 500 años luz de diámetro

Una cuestión importante en el campo de la formación de estrellas es cómo se forman las nubes moleculares (cúmulos de estrellas que forman gas y polvo) a partir del medio interestelar difuso (ISM). Los avances recientes en el mapeo de polvo en 3D están revolucionando nuestra visión de la estructura del ISM. Como parte de un estudio, un equipo se basó en el satélite Gaia de la Agencia Espacial Europea para mapear las conocidas nubes moleculares de Perseo y Tauro en 3D, revelando un vacío masivo entre las dos estructuras que alguna vez fueron esquivas en mapas 2D anteriores de la región.

Hemos podido ver estas nubes durante décadas, pero nunca supimos su verdadera forma, profundidad o grosor. Tampoco sabíamos qué tan lejos estaban las nubes.“, Explica Catherine Zucker, coautora del estudio. “Ahora sabemos dónde están con solo un 1% de incertidumbre, lo que nos permite discernir este vacío entre ellos.“.

Según el estudio, esta “cavidad” en forma de burbuja mide unos 500 años luz de ancho. “Cientos de estrellas se están formando o ya existen en la superficie de esta burbuja gigante“, Subraya Shmuel Bialy, del Instituto de Teoría y Computación (ITC) del Centro Harvard-Smithsonian de Astrofísica.

galaxia
Una vista ampliada de la cavidad (izquierda) muestra las nubes moleculares de Perseo y Tauro en azul y rojo. Nuevas imágenes en 3D de estas nubes muestran que bordean la cavidad y están bastante separadas. Créditos: Alyssa Goodman / Centro de Astrofísica | Harvard y Smithsonian

Se cree que estos cúmulos de gas y polvo se formaron en tándem a partir del misma supernova (explosión de una estrella al final de su vida) sobre diez millones de años. Estas dos nubes se habrían formado con mayor precisión como resultado de la misma onda de choque, demostrando los poderosos efectos de tales explosiones estelares.

Según los miembros del equipo, este nuevo descubrimiento podría arrojar luz sobre cómo las supernovas generan la formación de estrellas en la Vía Láctea. “Tenemos dos teorías: o se desencadenó una supernova en el corazón de esta burbuja y empujó el gas hacia afuera, formando lo que ahora llamamos el “supercasco Perseo-Tauro”.“, o una serie de supernovas que ocurrieron durante millones de años lo crearon con el tiempo“, Continúa el científico. “De cualquier manera, esto demuestra que cuando una estrella muere, su supernova genera una cadena de eventos que, en última instancia, pueden conducir al nacimiento de nuevas estrellas.“.


.