¿Qué es la radioastronomía y cuál es su significado? » ABC de la ciencia

La radioastronomía es la rama de la astronomía que se ocupa de las frecuencias de radio asociadas a los cuerpos celestes. Ayuda a revelar atributos desconocidos de estos cuerpos.

Para observar el universo en toda su totalidad y gloria, necesitamos conocer no solo lo que aparece en el cielo nocturno, sino también de qué están hechos los objetos celestes. Todos los objetos que hay en el universo emiten radiación, lo que es muy revelador acerca de sus partes constituyentes. Da evidencia de presuntos eventos en el pasado y también indica eventos que podrían desarrollarse en el futuro.

Vídeo recomendado para ti:

¿Qué es la Radioastronomía?

La radioastronomía es la rama de la astronomía que estudia las frecuencias de radio de los objetos en el espacio. Las ondas de radio emitidas por estos objetos arrojan luz sobre su composición cósmica inherente. La primera persona en detectar estas ondas fue Karl Jansky cuando observó la radiación proveniente de la Vía Láctea.

Ya sean estrellas, galaxias enteras, cuásares, púlsares o incluso másers, todo emite ondas de radio. La radioastronomía se lleva a cabo mediante el uso de radiotelescopios con estructuras masivas similares a antenas.

Radiotelescopios

Los radiotelescopios generalmente se construyen en lugares remotos (Crédito de la foto: CGP Gray / Wikimedia commons)

¿Qué son las ondas de radio?

Las ondas de radio son otro tipo de onda en el espectro electromagnético. Cada onda emite una gran cantidad de ciclos (la culminación de un pico y un valle equivale a un ciclo). Las olas avanzan cubriendo distancias cortas en un ciclo. La frecuencia de este tipo de onda se encuentra entre 104 y 1011 o 1012 Hz y se utiliza para comunicaciones a larga distancia.

Técnicas para realizar Radioastronomía

En términos de qué dispositivo debe usarse para analizar el objeto en el espacio, la potencia de la señal, una consecuencia de la distancia a la Tierra, es de vital importancia. O simplemente se coloca un radiotelescopio en la dirección del objeto celeste o se utiliza un cóctel más complejo de múltiples telescopios superpuestos para lograr la resolución requerida.

Debido a la presencia de varios gases y vapores en la atmósfera terrestre, se reduce el nivel de detalle que se puede lograr. La interferencia restringe las señales a ciertas áreas de la atmósfera. La construcción de laboratorios de observación en lugares lejanos es una forma de reducir esta interferencia.

  • Radiotelescopios: Los radiotelescopios son los dispositivos más simples que pueden detectar ondas de radio, pero su defecto es su tamaño. Para detectar señales muy débiles, los radiotelescopios deben ser masivos, con aperturas muy grandes, lo que no es exactamente práctico y se puede construir en todas partes. La precisión asociada con los radiotelescopios tampoco es del todo adecuada para todos los vecindarios o regiones del planeta.
  • Radiointerferometría: La interferometría de radio utiliza el principio de que se utilizan múltiples radiotelescopios para el mismo objeto, lo que elimina la falta de precisión que implica el uso de un solo radiotelescopio. Los distintos telescopios están unidos coaxialmente, de modo que su punto de observación base permanece igual. Dos objetivos principales que cumple este método son la detección y recopilación de una señal más fuerte y un aumento sin precedentes en la resolución. La idea es crear colectivamente un telescopio gigante sin construir uno. Cada telescopio que se proyecta hacia el espacio se denomina línea base, por lo que cuanto mayor sea el número de líneas base, más precisa será la imagen del objeto.

Radiotelescopios y la Vía Láctea de noche

Un radiotelescopio con una apertura masiva (Crédito de la foto: Flickr)

Importancia de la radioastronomía

A diferencia de la astronomía óptica, que nos permite ver el universo “caliente”, la radioastronomía se utiliza principalmente para observar el universo “frío”. La radioastronomía funciona en las bandas de ondas milimétricas, aumentando así la resolución en comparación con un telescopio óptico. Los usos clave de la radioastronomía son:

  • Ayuda en la detección y el análisis de objetos celestes ocultos que de otro modo no serían visibles debido a las nubes de polvo y gas
  • Ayuda a comprender los componentes elementales clave de las estrellas y las galaxias completas.
  • Ayuda a estudiar intrincadamente las nubes de gas y polvo.
  • Ayuda a atravesar los puntos más lejanos del universo, lo que es imposible con solo un telescopio óptico.
  • Da una idea de cómo surgió el universo, cómo ha evolucionado a lo largo de los milenios y hacia dónde nos dirigimos.
  • Nos cuenta más sobre los agujeros negros presentes en los centros de las galaxias.

Cuando los radioastrónomos buscan ondas de radio, incluso pueden ver las partes oscuras del cielo. Lo que no llama la atención de nuestros ojos significa algo mucho más significativo para un radiotelescopio. Uno de sus usos más beneficiosos es estudiar el nacimiento de estrellas en medio de densas nubes de polvo y gases.

Si se envía una onda de radio a un objeto celeste y se observa la onda resultante, incluso los detalles más pequeños se pueden mapear y analizar más a fondo. La superposición de múltiples puntos de datos permite a los astrónomos crear una imagen virtual del objeto en discusión.

Lo que comenzó como un simple silbido cada vez que el centro de nuestra galaxia se elevaba ahora se ha convertido en algo extremadamente importante. La radioastronomía ahora nos ayuda a determinar hechos sobre estrellas y planetas distantes que son cruciales para comprender las características centrales del universo. ¡Claramente, la luz visible no es suficiente para tejer la historia completa de un objeto celeste!

Lectura sugerida

¿Te resultó útil este artículo

Sí No