Aunque ya hay algunos planes para un ascensor espacial, la idea sigue siendo ciencia ficción. Un ex ingeniero aeroespacial habló recientemente sobre el tema. El experto está seguro de que este concepto que permitiría a humanos y mercancías moverse más rápido en el espacio pronto será una realidad.

Ahorros significativos posibles

En teoría, el ascensor espacial es un tipo de transporte espacial. entre la superficie y una órbita alrededor de la Tierra u otra estrella, por ejemplo la Luna. En 2015, una empresa canadiense afirmó querer construir un ascensor espacial de veinte kilómetros de altura, cuyo propósito sería despegar y aterrizar vehículos espaciales. En 2018, investigadores japoneses dieron a conocer su proyecto de miniascensor espacial para conectar dos pequeños satélites en órbita. Stephen Cohen, ancien ingénieur dans l’aérospatial qui enseigne aujourd’hui la physique à l’Université de Montréal (Québec) a publié un article sur le sujet dans le Scientific American le 25 novembre 2022. Selon lui, l’ascenseur spatial pourrait devenir una realidad en dos o tres décadas.

Stephen Cohen realizó una extensa investigación sobre la dinámica de los ascensores espaciales en 2006. Según él, existen muy buenas razones para desarrollar este tipo de proyecto. En primer lugar, esto permitiría hacer ahorros presupuestarios, porque ya no sería necesario utilizar cohetes para poner objetos en órbita. Recuerde, sin embargo, que una misión espacial clásica consume aproximadamente 100.000 litros de combustibleque representa no menos del 90% de la masa de la máquina en el despegue.

artemisa 1 sls
Créditos: NASA-J. Kowlsky

Restricciones tecnológicas

Si se materializaran uno o más proyectos de ascensores espaciales, el término “misión espacial” perdería su significado. En efecto, hablar de “tránsito espacial” sería entonces más acertado en la medida en que los viajes espaciales se convertirían en una especie de rutina. Además, los lanzamientos serían más obvios de realizar, ya que estarían menos influenciados por las condiciones meteorológicas.

Actualmente, sin embargo, el concepto de un ascensor espacial choca contra varias restricciones tecnológicas. Hay que decir que un sistema de cables que conecten la Tierra a un satélite necesitará tener en cuenta la rotación de la Tierra así como la de las demás estrellas del Sistema Solar. Sin embargo, si es difícil imaginar que un cable así podría mantenerse en una posición estirada, Stephen Cohen cree que será completamente posible. El experto evoca una combinación de fuerza centrífuga y fuerza gravitacional.

Por otra parte, esto implicará necesariamente la utilización de un material al menos cincuenta veces más fuerte que el acero. Sin embargo, este material aún no existe. Stephen Cohen, sin embargo, dice que confía en su desarrollo en las próximas décadas. No obstante, habrá que esperar que este mismo material ofrezca unos costes de fabricación razonables para no poner en entredicho la viabilidad económica del concepto de ascensor espacial.