¿Quién fue Paolo Borsellino? – cienciahoy.net

¿Quién fue Paolo Borsellino?  - FocusJunior.it

quien sabia bien Pablo Borsellino Siempre lo describe con una sonrisa. El magistrado asesinado por la Cosa Nostra en 19 de julio de 1992 en Palermo en via D’Amelio, fue ante todo un hijo cariñoso, un padre cariñoso, un tío juguetón, amante del mar y de la bicicleta pero sobre todo un hombre que dedicó su vida al trabajo hasta su muerte.

Hoy, 29 años después de la masacre que mató a sus escoltas además de Borsellino, Agostino Catalano, Vincenzo Li-Muli, Walter Eddie Cosina, Emanuela Loi Y claudio trena, toda Italia, incluidos los jóvenes que han conocido al magistrado sólo a través de las historias de otros o de la lectura de algunos libros, se detiene una vez más para recordar. Como todos los años en Palermo, el recuerdo tendrá lugar justo frente al apartamento de la madre y la hermana de Paolo Borsellino, donde en lugar del cráter provocado por la TNT, se encuentra un olivo con decenas y decenas de mensajes de paz y justicia colgando.

En el barrio Paolo Borsellino

Pero para entender quién era Paolo Borsellino, hay que ir al kalasaal barrio donde nació y donde conoció a su amigo de niño giovanni falconeasesinado el 23 de mayo de 1992 nuevamente a manos del crimen organizado.

En a través de Vetriera, a pocos pasos de uno de los más bellos monumentos de la ciudad de Palermo, la Iglesia del Spasimo, al final de la calle todavía está la casa de la familia Borsellino. En la planta baja estaba la farmacia que su padre había abierto en el barrio mientras que en el segundo piso vivía Paolo con su hermano Salvatore, sus hermanas Adele y Rita, la menor, nacida el 2 de junio de 1945 y llamada por su magistrado hermano “la Repubblichina ”En honor al Día de la República.

Pablo le encantaba estar en los libros pero también para dar una mano a los que no podían hacerlo: en la escuela primaria la casa Borsellino, por la tarde, se llenaba de niños a los que ella ayudó con su tarea. Después de asistir a la escuela obligatoria, se matriculó en el liceo clásico “Giovanni Meli” de Palermo. Durante esos años se convirtió en editor del periódico estudiantil “Ágora”. A los 22 se graduó en derecho.

Una vida bajo protección

Pronto su vida cambió. Después de casarse con Agnes, tuvo tres niños: Lucía, la mayor; Manfredi, que ahora es policía y Fiammetta. Para cambiar su vida y la de su familia fue el asesinato del capitán de Carabinieri emanuele basile con quien el magistrado estaba realizando investigaciones.

A partir de ese día, 3 de mayo de 1980, Paolo Borsellino también se encargó la escolta. A partir de ese momento ya no es libre para salir a pasear con sus hijos, ir al cine o simplemente si tiene que acompañar a sus hijos al colegio tiene que hacerlo con los policías que lo protegen.

En la oficina del juez Paolo Borsellino

Hoy, para entender la obra de Borsellino, hay que dejarse llevar de la mano por un hombre que trabajó con él y con el juez Falcone: Juan Paparcuriescapó del ataque al juez rocco chinnici29 de julio de 1983. Gracias a él todavía es posible ingresar aloficina de Paolo Borsellino, en el Palacio de Justicia.

En su habitación, lo que llama la atención nada más entrar es esa copia del Beso de Gustav Klimt, colgado detrás de su sillón. Todavía está sobre la mesa uno de sus diarios de cuero marrón en los que tomaba notas, al igual que una de las bolsas donde también guardaba su pistola, porque Borsellino andaba armado.
También hay una copia de la tesis de Borsellino y su tocar (el tocado) el que usó en el funeral de su colega, amigo y hermano Giovanni. Los escalofríos vienen con solo mirarlo. Allí es donde los dos magistrados llevaron a cabo las investigaciones que dieron lugar a maxi proceso, en el mayor juicio de la historia de la mafia que condenó a 346 mafiosos. Por primera vez la mafia perdió la batalla y por primera vez se descubrieron muchas cosas sobre la mafia.

En 1991 la mafia decide matar Juez Borsellino. Tener que realizar el ataque con un rifle de francotirador es Vincenzo Calcara, mafioso de Castelvetrano. Afortunadamente Calcara fue detenido antes de la presunta fecha de ejecución. Para Borsellino, ese hombre se convirtió en mucho más que un colaborador de la justicia.

Una vez que el plan y la tarea le fueron revelados, el jefe dijo: “Debes saber que me alegré de matarte”. Después de eso, siempre le decía el arrepentido, le pedía poder abrazarlo y Borsellino comentaba: “En mi vida podía imaginar todo, menos que un hombre de honor me abrazara”.

Pero el 19 de julio de 1992 sucede lo que él también esperaba.

La masacre de Via d’Amelio

es domingo Paolo Borsellino esa mañana a las cinco recibe una llamada: es la hija Fiammetta de Tailandia. A las siete recibe otra llamada que también despierta a la otra hija. Entonces decide ir a la playa. Paolo cena en casa de viejos amigos de la familia y hablando confiesa sin ser oído por Agnese: «Me ha llegado la TNT».

A las 16.30 sale y va con su madre. Mete las cartas, el paquete de cigarros, el disfraz y en su bolso de cuero la agenda roja. Aquí está en via D’Amelio donde siempre iba a visitar a su madre ya su hermana Rita.
El Fiat Croma cruza la calzada entre los coches aparcados en forma de espiga. También hay una fila en el centro. Al final, como la calle está cerrada, los autos dan vuelta en U. Recorren unos metros y llegan exactamente donde hoy hay un olivo que la madre de Paolo quería en lugar del cráter.

Cuando el juez toca el intercomunicador es 16.58 y veinte segundos. No tiene tiempo para decir: “Yo soy Pablo”. es un infierno

El Fiat 126 rojo estacionado durante dos días frente a la barandilla, lleno de 90 kilogramos de TNT y pentrita, estalla. Mueren Paolo, Emanuela Loi, Walter Cosina, Claudio Traina, Vincenzo Li Muli y Agostino Catalano, el líder de la escolta.

A los pocos minutos llegan ambulancias, bomberos y policías. Reina la confusión; el polvo lo vuelve todo más gris, más opaco, al punto que alguien, aún no sabemos quién, toma ese diario rojo donde Paolo solía escribir reflexiones sobre sus entrevistas de investigación y lo hace desaparecer. Quien ha visto al juez muerto Pablo dice que se fue tranquilo, sonriente.