¿Quieres visión de águila? Aquí hay algunos rasgos que necesitaría. » ABC de la ciencia

Las águilas tienen ojos más grandes, más receptores visuales y ojos más anchos en el cráneo. Esto les permite ver una gama más amplia de colores, aclimatarse a la oscuridad más rápido y tener un campo de visión más amplio.

Con una agudeza visual de cuatro a ocho veces más fuerte que la de los humanos, un águila puede detectar su comida a una distancia de 3 a 4 kilómetros, mientras que la vista humana está limitada a aproximadamente 0,001 kilómetros.

Tener ‘ojos de águila’ cambiaría la forma en que ves el mundo, ¡literalmente! Desde la curvatura de los globos oculares hasta el número de células en el ojo, los ojos humanos se diferencian de los ojos de águila en muchos aspectos. Por lo tanto, para lograr el punto de vista de un águila, ¡tendríamos que cambiar muchas cosas en nuestros ojos!

ojos mas grandes

Nuestros ojos son relativamente pequeños, cuando se tiene en cuenta la relación entre el tamaño y el peso corporal. No se puede decir lo mismo de las águilas. Hablando morfológicamente, nuestros ojos tendrían que ser 13 veces más grandes de lo que son, para igualar la proporción de peso ojo-cuerpo de un águila. Por lo tanto, el ojo de un águila es literalmente más grande y mejor que los ojos de los humanos.

La selección natural ha favorecido sus ojos hasta el punto de que realmente han impactado sus cerebros (en cuanto al tamaño). ¡Ocupando cerca de la mitad del espacio en su cráneo, los ojos de águila son enormes!

Los enormes ojos de un águila calva

Los enormes ojos de un águila calva (Crédito de la foto: Shutterstock)

Más receptores visuales

Un ojo, en general, se puede comparar con una cámara. La lente de una cámara es análoga a las células cónicas de un ojo biológico. Estos conos están presentes en una estructura llamada retina, que constituye las células detectoras de luz y color.

En el mismo centro de la retina, estos conos están dispuestos muy juntos, formando una fóvea. Comparando anatómicamente el ojo de águila con el nuestro, hay una gran diferencia que influye en la forma en que nuestros ojos ven el mundo. Tenemos una fóvea que tiene unos 200.000 conos por milímetro cuadrado de retina. Dado que esta área está muy concentrada en conos, parece un cráter poco profundo.

Sin embargo, la región de la fóvea de un águila es bastante diferente. Las águilas tienen aproximadamente 5 veces más conos que las fóveas humanas y, por lo tanto, forman un cráter mucho más profundo que es muy convexo.

La región foveal central (con casi dos millones de conos por milímetro cuadrado de fotorreceptores) le da al águila un enfoque más nítido sobre los objetos. Además, cada ojo de águila tendrá dos fóveas; junto con la fóvea central más profunda, las rapaces también tienen una fóvea temporal poco profunda que les permite ver objetos que se mueven lentamente (como una rata que se arrastra).

Así como aumentar la cantidad de píxeles agrega claridad a una imagen de baja resolución, una mayor cantidad de conos por ojo puede permitir que un animal vea a su sujeto con mejor definición.

Mayor espectro de colores

Otro aspecto en el que nuestra visión difiere de la de un águila es la forma en que percibimos los colores. Las águilas pueden ver más colores de los que hemos descrito en todas las paletas de pintura de la historia humana. Pueden ver más sombras, matices y luces, y distinguir entre colores similares de manera excepcional.

Los científicos solían creer que las águilas también podían ver la luz ultravioleta. Esta capacidad puede haber evolucionado para convertirlos en mejores cazadores. La orina de animales pequeños, como roedores y otras herpes (anfibios y reptiles), puede reflejar la luz ultravioleta. Si dejan un rastro de orina y cuando lo hacen, es fácil para las águilas detectarlo y reducir su área de búsqueda, especialmente en la oscuridad.

Sin embargo, investigaciones recientes han revelado que es más probable que las rapaces sean sensibles a longitudes de onda que caen en el rango de más de 400 nanómetros (también conocido como el sistema de visión violeta) que el sistema de visión ultravioleta de menos de 400 nanómetros.

El poder de la acomodación

Los ojos pueden ver objetos distantes tanto en ambientes oscuros como claros, debido a la capacidad de la lente para cambiar de forma.

Ilustración de visión cercana lejana que explica cómo los ojos se enfocan en objetos lejanos

El poder de acomodación de un ojo humano (Crédito de la foto: Yumiko Kajiwara/Shutterstock)

Imagina que estás en una habitación oscura cuando de repente entra una luz brillante. Todo en la habitación se verá distorsionado y tus ojos tardarán un momento o dos en normalizarse. Este ajuste que debe hacer el ojo para percibir el objeto en su verdadera forma se llama acomodación.

La pupila, que es la abertura central en nuestro tejido coloreado, llamada iris, es bastante pequeña cuando el ojo se expone a la luz brillante. Esto regula la cantidad de luz que entra. Sin embargo, la pupila debe expandirse en una habitación oscura para dejar entrar más luz.

Expandir y contraer la pupila nos ayuda a ver y enfocarnos en intensidades de luz cambiantes.

En el caso de las águilas, no solo cambian de forma sus lentes, sino también sus córneas (parte transparente del ojo que cubre el iris). Esto les da el poder de ver objetos tanto de cerca como de lejos, y en una amplia gama de intensidades de luz.

Mayor grado de visión de campo

Si has visto un águila, probablemente habrás notado que sus ojos están colocados a ambos lados de la cabeza. Desde la línea media de la cara, tienen un ángulo de 30 grados. Nuestra visión periférica es bastante limitada, y necesitaríamos casi el doble de campo de visión para competir con el gran campo de visión de un águila.

La orientación les da una vista horizontal de 260 grados y vertical de 80 grados, una vista panorámica casi completa.

Esto, junto con una parte importante de su cerebro dedicada a procesar señales visuales, juega a su favor, especialmente cuando salen a cazar o están siendo cazados.

Cañón,Del,El,Río,Tara,Desde,A,Vista aérea.

El campo de visión de un águila es mucho más grande que nuestra visión estándar de 180 grados (Crédito de la foto: rus09/Shutterstock)

Pensamientos finales

Entonces, ¿es posible que alcancemos la visión de un águila?

La verdad es que nuestros ojos son físicamente incapaces de ver el mundo como un águila. Las dimensiones y la relación entre el tamaño de los ojos y la cabeza de los humanos hace que sea imposible percibir objetos lejanos con la misma claridad, color y agudeza visual. La cirugía de corrección de la vista, como LASIK, puede permitirnos ver tan claramente como un ojo humano, pero las cirugías para darnos ‘ojos de águila’ tendrían que cambiar la morfología fundamental de nuestro ojo.

Persona,Con,Águila,Cabeza,Composición

Los humanos tendrían que ser morfológicamente diferentes para adaptarse a los ojos de un águila (Crédito de la foto: Piscine26/Shutterstock)

Ahora, es posible que no podamos igualar el sentido visual de las águilas, pero algunos humanos tienen mejor vista que otros. De hecho, en la década de 1840, los aborígenes australianos no necesitaban usar binoculares para ver a distancia, mientras que otros no aborígenes sí. ¡Esas personas tenían una vista cuatro veces mejor que el resto de nosotros!

Los científicos están tratando de imitar estos rasgos especiales de los ojos de águila en la nueva tecnología, pero actualmente es casi imposible cambiar su visión de 20/20 a 20/5. ¡Supongo que tendremos que ceñirnos a los binoculares por ahora!

Lectura sugerida

¿Te resultó útil este artículo

Sí No