Reducir el estrés a veces puede revertir las canas, según un estudio

Un nuevo estudio ofrece evidencia científica innovadora que respalda un vínculo entre el estrés y las canas. Los investigadores también han identificado proteínas que parecen impulsar este proceso. Y según ellos, incluso podría revertirse.

Cuenta la leyenda que María Antonieta, la última reina de Francia, vio que su cabello se volvía completamente blanco la noche antes de subir al cadalso, el 16 de octubre de 1793. Este Síndrome de “canidades repentinas”, como se le llama, que se caracteriza por un blanqueamiento muy rápido del cabello, también fue visto por los combatientes de la Segunda Guerra Mundial. Este fenómeno en particular no se ha observado científicamente. Por el contrario, cada vez hay más pruebas que sugieren que el estrés puede acelerar el proceso de decoloración del cabello.

¿Por qué nuestro cabello se vuelve blanco?

La pigmentación de nuestro cabello proviene de la melanina (término que agrupa pigmentos biológicos de colores oscuros). Estos pigmentos son producidos por los gránulos de melanocitos en el bulbo del folículo piloso, en contacto con los queratinocitos, que producen el cabello multiplicándose. Con el tiempo, el número de melanocitos disminuye gradualmente. Es decir, cada vez hay menos pigmentos disponibles, tanto que al cabo de un tiempo nuestro cabello se vuelve gris y finalmente blanco.

Sin embargo, el tiempo no es el único factor responsable de la pérdida de nuestros melanocitos. En un estudio publicado en enero en Nature, un equipo de investigadores descubrió que en casos de estrés profundo, las células madre de los melanocitos podrían absorber la noradrenalina, un neurotransmisor del sistema nervioso simpático que desempeña un papel principal en la respuesta al estrés. Como resultado, el los melanocitos se activan y el depósito de cepas de pigmentos tiende a agotarse muy rápidamente.

Sin embargo, este trabajo se ha realizado en ratones. Y lo que sucede en los ratones no se traduce necesariamente en humanos.

Un vínculo claramente establecido

En otro estudio publicado hace unos días en la revista eLife, investigadores de la Universidad de Columbia también analizaron el vínculo entre el estrés psicológico y el encanecimiento del cabello, esta vez en humanos.

Para este trabajo, los científicos reclutaron a catorce voluntarios a quienes se les pidió que mantuvieran “diarios de estrés”. Luego, estas personas proporcionaron muestras del cabello, que los científicos dividieron en rodajas de una vigésima parte de un milímetro de ancho. Cada rebanada representó aproximadamente una hora de crecimiento del cabello. Al analizarlos con un escáner de alta resolución, los investigadores se han proporcionado los medios para mapear el grado de encanecimiento (invisible a simple vista) en una escala de tiempo.

Al final de estos análisis, los investigadores subrayaron “asociaciones sorprendentes“Entre los eventos de estrés reportados en los periódicos y el encanecimiento del cabello.

cabello gris
Crédito: NomeVisualizzato / Pixabay

Un … proceso reversible

Más sorprendentemente, también informaron una reversión de este proceso de encanecimiento a medida que se alivió el estrés. Cinco cabellos en la cabeza de una persona que se fue de vacaciones serían entonces “rse volvió negro durante sus vacaciones, sincronizado en el tiempo“, Informa Ayelet Rosenberg, autora principal del estudio. Tal fenómeno nunca se había documentado cuantitativamente, según los investigadores.

Durante este trabajo, los científicos también midieron los niveles de miles de proteínas diferentes a lo largo del cabello. Luego identificaron cambios en trescientos de ellos cuando el cabello se volvió gris. Usando un modelo matemático, el equipo luego vinculó estas alteraciones a los cambios inducidos por estrés en las mitocondrias.

Si bien la reducción del estrés en realidad podría revertir el proceso de canicidad, no cuente con ello para restaurar el color de su cabello a antaño. El tiempo es un factor mucho más temido. Por el contrario, podrían producirse cambios sutiles en personas de mediana edad.

Según nuestro modelo matemático, creemos que el cabello debe alcanzar un cierto umbral antes de que se vuelva gris.“, Apunta la investigadora. “En la mediana edad, cuando el cabello está cerca de este umbral debido a la edad biológica y otros factores, el estrés lo empujará más allá del umbral y se volverá gris.“. Si se reduce el estrés, podría ser posible llevarlos de nuevo por debajo de este umbral … ¡por un tiempo!


.