Según este estudio, los teléfonos móviles no provocan tumores en jóvenes de 10 a 24 años

Un estudio internacional reciente ha llegado a una conclusión bastante sorprendente. Según este trabajo, los teléfonos móviles no provocan tumores cerebrales en niños y jóvenes de diez a veinticuatro años. Sin embargo, la metodología del estudio y ciertos sesgos alimentan las críticas.

Un estudio contrario

El estudio Mobi-kids recibió una financiación de seis millones de euros por catorce países (40%) y la Unión Europea (60%). Sus resultados se esperaban para 2016, pero finalmente se publicaron en la revista Environment International en febrero de 2022. Según los investigadores, este es el estudio más grande de este tipo que aborda la relación entre la exposición a los CEM de los teléfonos inalámbricos y tumores cerebrales en jóvenes.

Durante aproximadamente una década, varias organizaciones han estimado que las frecuencias de radio son posiblemente cancerígeno para los humanos. Entre estos organismos encontramos la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC), una agencia de la OMS. También debemos mencionar un estudio del INSERM en Francia que concluyó en 2014 que mayor riesgo de tumores cerebrales entre los grandes usuarios de teléfonos móviles.

El estudio Mobi-kids pretende convertirse en un referencia epidemiológica para los jovenes. Sin embargo, concluyó que no había relación entre la duración del uso de las computadoras portátiles y los tumores cerebrales en usuarios de diez a veinticuatro años. Estos resultados provienen de una comparación entre la exposición de 670 jóvenes con tumores cerebrales y 1.900 casos de control.

De los primeros resultados excluidos

Los investigadores indicaron que se evaluó la exposición al oleaje desde el primer uso de un teléfono móvil. Además, estas mismas valoraciones se basan en las declaraciones de los propios jóvenes y de sus padres. Sin embargo, la interpretación de los resultados no es unánime. Curiosamente, los primeros datos obtenidos por los científicos sí mostraron una reducción en el riesgo de tumores cerebrales en caso de un aumento en el uso de computadoras portátiles. Por lo tanto, los investigadores excluyeron los resultados relacionados con la primeros cinco años de estudio y buscó un sesgo en su metodología.

Hay que decir que es muy poco probable un efecto preventivo de los teléfonos en relación a los tumores. los resultados sesgados por lo tanto, pueden surgir de incertidumbres en los datos. Esto puede explicarse por las respuestas al cuestionario dado por los padres o incluso por un cambio en el uso de los dispositivos tras la aparición de los primeros síntomas. El rechazo de los datos iniciales es, pues, ciertamente el resultado de una imposibilidad de interpretarlos, pero también de un deseo de encontrar resultados realistas.

niños portátiles
créditos; Chalabalá / Stock

Un estudio para tomar con pinzas

A pesar de estos resultados, algunos todavía afirman que es imposible excluir una posible pequeño aumento en el riesgo aparición de tumores. Otros sienten que el estudio siguió un enfoque consistente y logró resultados tranquilizadores. Sin embargo, en un artículo del 1 de marzo de 2022, la revista Reporterre señaló otro punto cuestionable sobre estos trabajos. En particular, menciona la presencia de un ingeniero de Orange (Orange Labs) dentro del propio sistema científico. Esta posible conflicto de intereses fue difícil de detectar cuando se publicó por primera vez el estudio, pero en el artículo más reciente, el ingeniero (que ahora trabaja para el Institut Mines-Telecom) sí se encuentra entre los autores. En conclusión, si la participación de los ingenieros de telecomunicaciones en este tipo de estudios no es nueva ni alarmante, los trabajos aquí en cuestión son todos iguales. para tomar con pinzas.

Sin embargo, otro estudio muy esperado para 2023 podría ampliar el conocimiento sobre el tema, a saber, el de la Agencia Nacional de Seguridad Alimentaria, Ambiental y de Salud Ocupacional (ANSES).


.