Según un estudio, una pastilla podría sustituir al deporte

Un trabajo reciente en Japón sugiere que una simple píldora podría evitar el ejercicio físico. Para los investigadores, este fármaco debería ayudar a tratar a las personas que padecen fragilidad locomotora. Sin embargo, tal droga podría ser objeto de abuso.

Efectos similares a los de la actividad física

¿Una pastilla para sustituir el deporte? La idea no es nueva. En 2015, científicos australianos y daneses dijeron que podría ser una excelente manera de reproducir las reacciones del cuerpo a la actividad física. En otras palabras, se trata de disfrutar de los beneficios del ejercicio físico sin esfuerzo. Desde entonces, la idea ha calado y reaparecido en un estudio publicado por un equipo de la Universidad Médica y Dental de Tokio (Japón) en la revista HuesoInvestigación el 3 de agosto de 2022.

Recuerda de paso que los músculos no solo sirven para la locomoción. De hecho, también es una reserva de proteínas que intervienen en la metabolización de los azúcares. este ultimo es muy importante para la salud. Sin embargo, la ciencia ha estado buscando durante algún tiempo una forma biológica de mantener (o fortalecer) la masa muscular.

Como parte de su trabajo, los investigadores japoneses explican que han identificado una nueva molécula que podría apoyar el tratamiento de las personas sufre de fragilidad locomotora. Se trata pues de una pastilla capaz de proporcionar efectos similares a los que genera la actividad física. Además, debes saber que la inactividad física es fuente de fragilidad de los músculos pero también de los huesos (sarcopenia y osteoporosis), y por lo tanto puede inducir una pérdida de autonomía.

mujer deportista
Créditos: Yaroslav Astakhov / iStock

Resultados alentadores

Los científicos utilizaron un novedoso sistema secuencial de detección de drogas. Esto permitió identificar un derivado de aminoindazol: locamidazol (LAMZ). Esta es una molécula capaz de producir una señal. engañar al musculo. En otras palabras, se trata de hacer creer al músculo que la persona realmente está practicando una actividad física. Los investigadores administraron LAMZ a ratones por vía oral y luego entró en el torrente sanguíneo. La absorción de la molécula fue exitosa y no causó ningún efecto secundario.

Según los resultados, los ratones analizados mostraron una mayor anchura de la fibra muscular, una mayor fuerza muscular máxima, una mayor tasa de formación ósea y una menor actividad de reabsorción ósea. Para los científicos, el descubrimiento es interesante y podría ayudar a las personas incapaz de mejorar su masa muscular a través de ejercicios físicos. En otras palabras, una pastilla que contenga la molécula LAMZ podría devolver la autonomía a este tipo de personas.

Sin embargo, la democratización de esta droga podría dar lugar a desviaciones inaceptables. De hecho, podría ser que un número incalculable de personas que no padecen fragilidad locomotora deseen consumir el producto por pereza. Hay que decir que para un gran número de personas que desean mantener su cuerpo o perder peso, pasar por el cuadro “deporte” no despierta realmente entusiasmo. Además, el contraindicaciones de la famosa píldora aún no se conocen, ni siquiera los efectos a largo plazo o en una población mayor.