¿Son malos para usted los champús con sulfato?

Se cree que los sulfatos como SLS y SLES son dañinos para el cuerpo y la piel. Observar la investigación puede ayudarnos a aclarar la línea entre el mito del marketing y el hecho científico.

A lo largo de los años, los sulfatos se han ganado una mala reputación entre los consumidores. Se les acusa de provocar la caída del cabello, irritación de la piel y ser cancerígenos. La industria del champú sin sulfato afirma ser la opción alternativa y más saludable.

Sin embargo, ¿todo esto es un truco de marketing? Y si no es seguro, ¿por qué los sulfatos son una parte importante del champú? ¿Existe alguna evidencia de su toxicidad?

Retrato mujer de pensamiento confuso desconcertado rascarse la cabeza busca una solución mirando hacia muchos signos de interrogación (pathdoc) S

Mujer pensando qué champú comprar … (Crédito de la foto: pathdoc / Shutterstock)

¿Qué son los sulfatos?

En 1930, Procter and Gamble fabricaron el primer champú a base de sulfato y, desde entonces, el ingrediente ha sido parte integral de los champús. Los sulfatos son un término más amplio que se utiliza para los productos químicos sintéticos a base de sulfato, en nuestro caso, lauril sulfato de sodio (SLS) y lauril sulfato de sodio (SLES).

Los sulfatos son agentes tensioactivos clasificados como tensioactivos aniónicos. Son buenos agentes limpiadores y espumantes, por lo que los champús, jabones, pastas dentales y otros productos de limpieza contienen sulfato.

SLS y SLES: ¿Qué son?

El lauril sulfato de sodio (SLS) es un alquil sulfato. Actúa como tensioactivo en productos de limpieza. Los tensioactivos son compuestos que reducen la tensión superficial entre dos fases, en este caso, entre el agua y el aire. La fase puede estar entre fase líquido-líquido, líquido-gaseoso o líquido-sólido.

Los tensioactivos también tienen propiedades espumantes, dispersantes y detergentes.

SLS es un agente limpiador fuerte y espumante, que aumenta las posibilidades de irritación de la piel cuando se aplica sobre la piel durante más tiempo. Debido a esto, el lauril sulfato de sodio (SLES) se usa a menudo en champús, ya que son menos irritantes que el SLS.

Molécula de tensioactivo de dodecil sulfato de sodio (SDS, lauril sulfato de sodio)

Estructura del lauril sulfato de sodio (SLS), también conocido como dodecil sulfato de sodio (SDS (Crédito de la foto: StudioMolekuul / Shutterstock)

Lauril sulfato de sodio (SLES) es un tensioactivo más suave que se utiliza en productos de limpieza. SLES tiene una amplia gama de uso y está presente en productos para el hogar y el cuidado personal.

Un ajuste en el proceso químico de producción de SLES disminuye la irritación, haciéndola más suave tanto para el cabello como para la piel. No quita la piel del exceso de humedad, dejándola suave y nutrida. SLES es una de las mejores opciones para los tensioactivos que actúan como agentes espumantes.

Molécula de detergente de laureth sulfato de sodio.

Estructura del lauril sulfato de sodio (Crédito de la foto: StudioMolekuul / Shutterstock) –

¿Por qué SLS y SLES son importantes en productos de limpieza como el champú?

Cuando compra un champú, espera que elimine eficazmente el polvo, las células muertas y la grasa del cuero cabelludo. SLS y SLES juegan un papel vital en este proceso. Al ser un surfactante, pueden sacar la suciedad del cabello.

Los agentes tensioactivos (también denominados tensioactivos) son moléculas anfipáticas. Se componen de dos partes: una cola hidrofóbica no polar (hidro = agua, fóbica = odiar / repeler) y una cabeza hidrofílica polar (hidro = agua, filica = amor / atracción).

La suciedad y el aceite tienden a adherirse al sustrato, como el cuero cabelludo y el cabello. Para limpiar con éxito el cuero cabelludo, la solución acuosa de champú debe humedecer el cabello y el cuero cabelludo. Aquí, un surfactante a base de sulfato juega un papel crítico en la remoción de humedad y suciedad. En cierto sentido, ¡hacen que el agua sea aún más húmeda!

La cabeza hidrófila se adhiere al agua y la cola hidrófoba se adhiere a la suciedad, el polvo, los aceites y la piel muerta. Por su naturaleza hidrófoba, la cola no polar se desplaza hacia la superficie del agua, llevando consigo la partícula de suciedad, donde se suspende en fase gaseosa. Esto permite que la suciedad y el aceite se eliminen fácilmente del cuero cabelludo y el cabello.

Una molécula de tensioactivo limpia el cuero cabelludo y el cabello del sebo

Molécula de surfactante que limpia el cuero cabelludo (Crédito de la foto: POLIGOONE / Shutterstock)

También puede disfrutar de la buena sensación de espuma que se obtiene al lavarse el cabello. Una vez más, tienes que agradecer a los sulfatos por eso. Asociamos la eficacia del champú con la cantidad de espuma que produce. Este es un estímulo psicológico vital guiado por percepciones visuales y táctiles. Una buena cantidad de espuma es una señal importante de la calidad del producto y una señal de que el champú está realizando su tarea prevista de limpiar nuestro cabello.

Mujer lavándose el pelo

La espuma tiene una función importante en la limpieza además de generar atractivo para el consumidor. Según un estudio, la espuma ayuda a eliminar el aceite y la suciedad de la superficie. La espuma suspende la suciedad creando una mayor tensión superficial en el agua. El aumento de la tensión superficial atrapa la suciedad y el aceite, lo que facilita su eliminación durante el enjuague.

Aun así, muchos creen que la espuma no tiene ningún atributo funcional en un producto, más que el propósito estético de la limpieza.

¿Son dañinos los champús a base de sulfato?

SLS es un detergente agresivo que elimina el sebo del cuero cabelludo y el cabello, pero también puede quitarle la humedad al cabello. El SLS generalmente se formula con un surfactante aniónico como la cocomonoetanolamida (CMEA). Aumenta la estabilidad de la espuma y da una mejor sensación posterior a tu cabello. La principal característica de SLS es que es muy espumoso, tiene buena solubilidad en agua y es completamente biodegradable.

SLES tiene una buena capacidad limpiadora, emulsionante, humectante y espumante, junto con una mayor tolerancia al agua dura. También es biodegradable y provoca menos irritación cutánea. En consecuencia, esto hace que el sulfato sea el corazón de la mayoría de los champús y otras formulaciones cosméticas.

Recientemente, parece que todos los productos químicos con un nombre largo están siendo demonizados y denominados carcinógenos. Lo mismo ocurre con SLS y SLES.

La cantidad de SLS que se encuentra en los productos cosméticos oscila entre el 0,01% y el 50%. La gente se inclina hacia la creencia de que SLS causa irritación de la piel y los ojos, pérdida de cabello e incluso cáncer, pero estas afirmaciones carecen de credibilidad científica.

CUALQUIER QUÍMICO CON UN NOMBRE LARGO meme

En altas concentraciones, SLS puede causar irritación ocular, por lo que se recomienda enjuagar el ojo si el champú entra en contacto. Sin embargo, la formulación y las pruebas adecuadas pueden limitar la irritación.

Ni SLS ni SLES causan irritación de la piel si se usan brevemente y luego se enjuagan. La investigación muestra que las afirmaciones que asocian la pérdida de cabello con productos que contienen SLS no tienen fundamento.

El mismo estudio también afirma que “no hay evidencia científica que respalde las afirmaciones de que SLS es cancerígeno”. SLS no está catalogado como carcinógeno por la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC), el Programa Nacional de Toxicología de EE. UU. O la Unión Europea. Hablando desde una perspectiva medioambiental, SLS es un material sostenible. Tiene un contenido 100% biológico, con un 99% de biodegradabilidad y un bajo potencial de bioacumulación.

Por lo tanto, las afirmaciones de que SLS es tóxico no están respaldadas científicamente.

Del mismo modo, las afirmaciones de que SLES es tóxico ha confundido a algunos consumidores. Según otro estudio, en concentraciones más altas, SLES causa irritación de ojos y piel. Sin embargo, la cantidad que se utiliza actualmente en los productos cosméticos es segura, sin efectos adversos para la salud.

Aunque SLES no es un carcinógeno, un contaminante llamado 1,4-dioxano es un carcinógeno potencial en los seres humanos. El 1,4-dioxano se forma cuando hay niveles altos de polietilenglicol (PEG). PEG es un subproducto generado durante la fabricación de SLES.

Debido al riesgo de que el 1,4-dioxano sea un posible carcinógeno, muchas empresas han comenzado a utilizar SLES sin 1,4-dioxano. Lo hacen agregando un paso de purificación adicional a la fabricación de SLES.

Aun así, no existe evidencia adecuada para confirmar que el 1,4-dioxano sea un carcinógeno humano.

El panel de expertos en revisión de ingredientes cosméticos ha concluido que el lauril sulfato de sodio es un ingrediente cosmético seguro y que su concentración actual en los productos no es irritante.

En resumen, SLS y SLES pueden ser irritantes, pero solo en concentraciones superiores a las que se utilizan actualmente. Hay algunas pruebas limitadas de una conexión entre el cáncer y SLS o champús basados ​​en SLES, pero muchos estudios científicos han encontrado que las afirmaciones de que SLS y SLES son tóxicas pueden ser engañosas.

La gente me dice que los champús con sulfato causan cáncer meme

Conclusión

Si todavía le preocupa la irritación de la piel y los ojos y la posibilidad de cáncer, ¡el “champú sin sulfato” es el camino a seguir! A pesar de que tales preocupaciones son infundadas y carecen de evidencia científica, el mercado ha visto un aumento en la demanda de tales opciones “sin sulfato”.

¡Intente no consumir sulfatos y decida usted mismo cuál funciona mejor para usted!