Recientemente, investigadores británicos detallaron su innovación: un gradiómetro de gravedad cuántica. Este dispositivo les permitió localizar un túnel bajo un metro de tierra. Esta es la primera vez que dicha tecnología se utiliza en el campo.

Un gradiómetro más económico, preciso, fiable y rápido

Como su nombre indica, un gradiómetro se utiliza para medir el gradiente de una cantidad física, generalmente en el espacio. los gradiómetro de gravedad mide variaciones en la gravedad. En un estudio publicado en la revista Nature el 23 de febrero de 2022, científicos de la Universidad de Birmingham (Reino Unido) afirman haber fabricado un gradiómetro cuántico de gravedad. Se basa en el principios de la física cuántica y utiliza un sensor que mide los cambios en la gravedad tan pronto como cae una nube de átomos.

Sin embargo, cabe señalar que la inclinación de los instrumentos, así como la campos magnéticos y térmicos externos generar perturbaciones que durante mucho tiempo han imposibilitado el uso de esta tecnología fuera del laboratorio. No obstante, los investigadores británicos han anunciado que han conseguido atenuar estas perturbaciones para utilizar el dispositivo en exteriores. Al medir las variaciones en la microgravedad, los científicos detectaron una túnel ubicado a un metro de profundidad.

Según los líderes del proyecto, esta innovación permitirá realizar encuestas menos costosas de lo habitual. Él también tiene un ejecución diez veces más rápida al mismo tiempo que garantiza una mayor precisión y fiabilidad.

esquema de detección bajo gravedad terrestre
Créditos: Universidad de Birmingham

Muchas aplicaciones posibles

“Los sensores de gravedad actuales están limitados por una serie de factores ambientales. Uno de los principales desafíos son las vibraciones que limitan el tiempo de medición de todos los sensores de gravedad para aplicaciones topográficas. Si se pueden resolver estas limitaciones, las investigaciones pueden volverse más rápidas, más completas y menos costosas”podemos leer en un comunicado de prensa de la Universidad de Birmingham.

Por el lado de la aplicación, las posibilidades son numerosas, en particular en seguridad y defensa. Medir las variaciones en la microgravedad podría ayudar a detectar lo que normalmente es indetectable. Por lo tanto, viajar debería ser más seguro incluso en entornos hostiles, como las profundidades submarinas. También mencionamos una posible revolución en la construcción edificios y otra infraestructura, que también incluiría el diseño y el mantenimiento.

Además, este gradiómetro de gravedad cuántica debería tener utilidad en la localización de nuevos recursos naturales. En arqueología, esto podría facilitar la detección de estructuras construidas ocultas bajo tierra. Finalmente, esta tecnología podría ayudar en otros campos científicos como la vulcanología al avanzar en la predicción de erupciones volcánicas.