Tipos de ecosistemas ambientales

Un ecosistema está formado por todos los seres vivos y no vivos en un entorno natural específico. Las plantas, los animales, los insectos, los microorganismos, las rocas, el suelo, el agua y la luz solar son componentes importantes de muchos ecosistemas. Todos los tipos de ecosistemas se dividen en dos categorías: terrestres o acuáticos. Los ecosistemas terrestres están basados ​​en la tierra, mientras que los acuáticos están basados ​​en el agua. Los principales tipos de ecosistemas son bosques, pastizales, desiertos, tundra, agua dulce y marina. La palabra “bioma” también se puede utilizar para describir ecosistemas terrestres que se extienden a lo largo de una gran área geográfica, como la tundra. Sin embargo, tenga en cuenta que dentro de cualquier ecosistema, las características específicas varían ampliamente; por ejemplo, un ecosistema oceánico en el Mar Caribe contendrá especies muy diferentes a las de un ecosistema oceánico en el Golfo de Alaska.

Ecosistemas forestales

Los ecosistemas forestales se clasifican según su tipo de clima en tropical, templado o boreal. En los trópicos, los ecosistemas de selva tropical contienen una flora y fauna más diversa que los ecosistemas de cualquier otra región del planeta. En estos ambientes cálidos y cargados de humedad, los árboles crecen altos y el follaje es exuberante y denso, con especies que habitan el suelo del bosque hasta el dosel. En zonas templadas, los ecosistemas forestales pueden ser caducifolios, coníferos o, a menudo, una mezcla de ambos, en los que algunos árboles pierden sus hojas cada otoño, mientras que otros permanecen siempre verdes durante todo el año. En el extremo norte, justo al sur del Ártico, los bosques boreales, también conocidos como taiga, cuentan con abundantes árboles de coníferas.

Ecosistemas de pastizales

Se pueden encontrar diferentes tipos de ecosistemas de pastizales en praderas, sabanas y estepas. Los ecosistemas de pastizales se encuentran típicamente en regiones tropicales o templadas, aunque también pueden existir en áreas más frías, como es el caso de la conocida estepa siberiana. Los pastizales comparten la característica climática común de la semiáridez. Los árboles son escasos o inexistentes, pero las flores pueden estar intercaladas con las hierbas. Los pastizales proporcionan un entorno ideal para el pastoreo de animales.

Ecosistemas del desierto

La característica definitoria común entre los ecosistemas desérticos es la baja precipitación, generalmente menos de 25 centímetros o 10 pulgadas por año. No todos los desiertos son cálidos; los ecosistemas desérticos pueden existir desde los trópicos hasta el ártico, pero independientemente de la latitud, los desiertos suelen ser ventosos. Algunos desiertos contienen dunas de arena, mientras que otros presentan principalmente rocas. La vegetación es escasa o inexistente, y cualquier especie animal, como insectos, reptiles y aves, debe estar altamente adaptada a las condiciones secas.

Ecosistemas de la tundra

Al igual que con los desiertos, un entorno hostil caracteriza a los ecosistemas de la tundra. En la tundra cubierta de nieve, azotada por el viento y sin árboles, el suelo puede estar congelado durante todo el año, una condición conocida como permafrost. Durante la breve primavera y verano, la nieve se derrite, produciendo estanques poco profundos que atraen aves acuáticas migratorias. Los líquenes y las flores pequeñas pueden hacerse visibles durante esta época del año. El término “tundra” normalmente denota áreas polares, pero en latitudes más bajas, se pueden encontrar comunidades similares a tundra conocidas como tundra alpina en elevaciones elevadas.

Ecosistemas de agua dulce

Los ecosistemas de agua dulce se pueden encontrar en arroyos, ríos, manantiales, estanques, lagos, pantanos y pantanos de agua dulce. Se subdividen en dos clases: aquellas en las que el agua es casi estacionaria, como los estanques, y aquellas en las que fluye el agua, como los arroyos. Los ecosistemas de agua dulce albergan algo más que peces: también habitan algas, plancton, insectos, anfibios y plantas submarinas.

Ecosistemas marinos

Los ecosistemas marinos se diferencian de los ecosistemas de agua dulce en que contienen agua salada, que por lo general alberga diferentes tipos de especies que el agua dulce. Los ecosistemas marinos son los tipos de ecosistemas más abundantes del mundo. Abarcan no solo el fondo y la superficie del océano, sino también las zonas de mareas, estuarios, marismas y pantanos de agua salada, manglares y arrecifes de coral.