todo sobre estos fascinantes cuerpos celestes

Descubre todo lo que necesitas saber sobre los cometas, estos fascinantes cuerpos celestes que orbitan alrededor del Sol. Conozca cómo se formaron, cuál es su composición y estructura, cómo el Sol influye en su trayectoria y qué misiones de exploración se han lanzado para obtener más información sobre ellos. ¡Una emocionante inmersión en el mundo de los cometas!

Definición de un cometa: Un cometa es un pequeño cuerpo celeste, compuesto principalmente de hielo y polvo, que orbita alrededor del Sol. Se caracterizan por su cola, visible cuando pasan cerca del Sol, que se forma por la evaporación del hielo y la expulsión del polvo por efecto del calor y la luz solar.

Importancia del estudio de los cometas: Durante mucho tiempo, los cometas se han considerado fenómenos misteriosos y, a menudo, se han asociado con presagios o desastres. Hoy en día, los científicos los estudian para aprender más sobre el origen y la historia de nuestro sistema solar, así como sobre la formación y evolución de los planetas.

I) Origen y formación de los cometas

A) Hipótesis sobre el origen de los cometas

Existen varias hipótesis sobre el origen de los cometas, pero la más comúnmente aceptada es que proceden de la Nube de Oort, una región situada a unos 50.000 años luz del Sol, que estaría compuesta por miles de millones de cometas en hibernación. Según esta hipótesis, algunos cometas habrían sido “despertados” por las perturbaciones gravitatorias provocadas por los planetas y luego habrían caído en una órbita alrededor del Sol.

B) Formación de cometas en la Nube de Oort

Según la teoría de la formación de cometas en la Nube de Oort, se habrían formado hace unos 4.500 millones de años, cuando se estaba formando el sistema solar. Estarían compuestos de hielo y polvo que se habrían condensado alrededor de núcleos de rocas y metales, formando cuerpos celestes de unos pocos kilómetros de diámetro. Luego habrían caído en una órbita alrededor del Sol y habrían estado “dormidos” durante milenios en la Nube de Oort.

Créditos: NASA

II) Composición y estructura de un cometa

A) Núcleo de cometa

El núcleo de un cometa es el corazón del mismo y está formado principalmente por hielo de agua, hielo de metano, amoníaco y dióxido de carbono. Suele tener unos pocos kilómetros de diámetro y es muy poroso, con una tasa de porosidad de hasta el 70%.

B) Envoltura del cometa

La envoltura de un cometa es una capa de polvo y gas que rodea el núcleo. Se forma por la evaporación del hielo del núcleo bajo el efecto del calor y la luz solar. También se llama coma.

C) Cola del cometa

La cola del cometa es visible cuando pasa cerca del Sol y está formada por la evaporación del hielo y la expulsión del polvo por el calor y la luz solar. Puede medir varios millones de kilómetros de longitud y puede ser iónico (formado de gas ionizado) o brillante (formado de polvo que refleja la luz solar).

IV) Trayectoria y periodicidad de los cometas

A) Trayectoria elíptica de los cometas

Los cometas tienen una órbita elíptica alrededor del Sol y, por lo tanto, no son visibles permanentemente. Cuando pasan cerca del Sol, son visibles desde la Tierra y se pueden observar a simple vista o con instrumentos telescópicos.

asteroide 2022 AP7
El Telescopio Víctor M. Blanco de 4 metros en Chile. Créditos: CTIO/NOIRLab/NSF/AURA/D. Munizaga

B) Periodicidad de los cometas a corto y largo plazo

Los cometas tienen períodos de revolución alrededor del Sol que pueden variar desde unos pocos años hasta varios milenios. Algunos cometas tienen períodos de revolución cortos y, por lo tanto, son visibles regularmente cada año o cada pocos años, mientras que otros tienen períodos de revolución largos y solo son visibles una vez cada siglo o milenio.

V) Observaciones y misiones de estudio de cometas

A) Historia de las observaciones de cometas

Los cometas se han observado desde la antigüedad y durante mucho tiempo se han considerado fenómenos misteriosos y, a menudo, asociados con presagios o desastres. Desde entonces, se han realizado numerosas observaciones con telescopios y misiones espaciales, lo que ha permitido a los científicos aprender más sobre su composición, estructura y dinámica.

B) Misiones espaciales para estudiar cometas

Se han lanzado varias misiones espaciales para estudiar los cometas de cerca, como la sonda espacial europea Rosetta, que estudió el cometa Tchoury-Hérisson, o la sonda espacial estadounidense Stardust, que recogió muestras de polvo del cometa Wild 2. Estas misiones han permitido comprender mejor de la composición y estructura de los cometas y han proporcionado nueva información sobre el origen y la historia de nuestro sistema solar.

Cometa Rosetta © Esa, Rosetta, MPS, Osiris, MPS, UPD, LAM, IAA, SSO, INTA, UPM, DASP, IDA

Vi. Conclusión

A) Desafíos del estudio de los cometas

El estudio de los cometas es importante porque se consideran “fósiles del sistema solar” que nos pueden decir más sobre el origen y la historia de nuestro sistema solar. También pueden ayudarnos a comprender mejor la formación y evolución de los planetas y evaluar el riesgo de colisiones con la Tierra.

B) Perspectivas de futuro en el estudio de los cometas

Muchas misiones espaciales están previstas para estudiar cometas en los próximos años, como la misión Hera de la Agencia Espacial Europea, que tiene como objetivo estudiar el cometa Didymos y su impacto en el medio ambiente espacial, o la misión Lucy de la NASA, que tiene como objetivo estudiar un grupo de cometas ubicado en el cinturón de Kuiper. Estas misiones permitirán profundizar en la comprensión de estos fascinantes cuerpos celestes y descubrir nueva información sobre el origen y la historia de nuestro sistema solar.