Varias empresas, incluida Airbus, quieren enterrar 400.000 toneladas de CO2

El gigante aeronáutico Airbus y siete aerolíneas firmaron recientemente un acuerdo completamente nuevo. Juntas, estas empresas prevén comprar un crédito de 400.000 toneladas de CO2 que serán enterradas bajo tierra en instalaciones específicas.

Un acuerdo para un enorme crédito de almacenamiento de CO2

Hace unos meses comentábamos la posibilidad de que la captura y almacenamiento de CO2 se convirtiera en un gran mercado global en un futuro próximo. De esta manera, se implementarán nada menos que 84 nuevos proyectos privados en los cuatro rincones del mundo para 2025, además de los 56 proyectos que ya están en marcha. Como explicó Carbon Herald en un artículo de marzo de 2022, un grupo de varios jugadores en la industria aeronáutica planea comprar un gran crédito para el almacenamiento de CO2.

El fabricante Airbus así como las aerolíneas EasyJet, Air France, Air Canada, IAG, Latam, Lufthansa y Virgin Galactic han firmado una carta de intención de compra 400.000 toneladas de créditos de CO2. Este dióxido de carbono será capturado del aire y almacenado bajo tierra en los Estados Unidos. Recuerda de paso que una tonelada de CO2 corresponde a una distancia de unos 14.000 kilómetros en coche o diecinueve viajes de ida y vuelta París-Burdeos en tren.

Los socios confiaron esta misión a 1pointFive, una empresa emergente experta en almacenamiento de CO2. Prevé el establecimiento de un primer sitio de almacenamiento en Texas para 2024 donde se podrá enterrar un megatón de CO2.

ala de avion
Créditos: Fuzz / Pixabay

Una tecnología emergente con gran potencial

La start-up 1pointFive utilizará la técnica de captura directa antes del almacenamiento carbono en el aire o Captura y almacenamiento directo de carbono en el aire (DACCS). Esta técnica consiste en capturar el CO2 del aire mediante ventiladores muy potentes, cuyo suministro eléctrico proviene de paneles solares. Entonces, este mismo CO2 se almacena a alrededor 2000 metros de profundidad. Jane Ashton, directora de sustentabilidad de EasyJet, dice que esta tecnología incipiente tiene un enorme potencial para el futuro.

Si bien el tráfico aéreo a menudo se percibe como altamente contaminante y no esencial, los signatarios de este acuerdo siguen siendo parte del las empresas más influyentes del mundo en el sector. Sin embargo, varias asociaciones ecologistas cuestionan la técnica DACCS y esta asociación sin precedentes. Según ellos, el sistema podría ser contraproducente en la medida en que ha necesita una cantidad fenomenal de energía trabajar.