¿Y si dividiéramos Estados Unidos en 13 megarregiones?

Recientemente, un grupo de expertos estadounidense publicó un trabajo bastante original. Este último propone abandonar el sistema de cincuenta estados de los Estados Unidos para formar trece regiones mucho más grandes. El objetivo aquí sería responder a los desafíos ecológicos y económicos a mayor escala.

Trece mega-regiones

En marzo de 2022, el grupo de expertos Lincoln Institute of Land Policy publicó el libro Megarregiones y el futuro de América. Este libro trata sobre la creación de un sistema de trece megarregiones en los Estados Unidos, en lugar de los cincuenta estados actuales. Entre estas imponentes regiones encontramos el Noreste (que reuniría a más de 50 millones de habitantes) o la Costa del Golfo y los Grandes Lagos. Estas tres regiones albergan por sí solas a la mayoría de la población del país, pero abarcan solo el 30% del territorio de los Estados Unidos.

Para los autores del trabajo, realizar intervenciones en respuesta a los desafíos ecológicos en estas regiones permitiría una mayor eficiencia frente a la actual planificación a nivel nacional. Mantener el sistema actual también puede agravar las consecuencias del calentamiento global. Los científicos evocan por ejemplo el paso del huracán Sandy en 2012 por los estados de Connecticut, Nueva Jersey y Nueva York. Entonces el falta de una estrategia proactiva con visión de futuro sería la causa del daño económico de este desastre: 60 mil millones de dólares en daños.

Las acciones a escala de mega-regiones pueden tomar varias formas, por ejemplo, a nivel de costas. Mencionemos entre otros los construcción de diques de marea o incluso criaderos de ostras para socavar las olas más imponentes. Para los autores, sólo uno planificación a gran escala de este tipo de proyecto puede ofrecer una posibilidad real de éxito.

libro libro Estados Unidos mega-regiones
Créditos: Prensa de la Universidad de Columbia

Los problemas económicos también

Los científicos no solo se han interesado por la emergencia climática, sino también por Problemas económicos. De hecho, algunos proyectos interestatales podrían acelerarse, como el tren de alta velocidad. A escala de megarregiones, podrían surgir nuevas oportunidades. Las dificultades actuales relativas al despliegue del TGV en los Estados Unidos dan testimonio de una algunos van a la zaga de Asia y Europa. Sin embargo, una reflexión sobre la escala de las mega-regiones permitiría seguir siendo competitivos en la actual economía de globalización.

Finalmente, los autores del libro creen que su pensamiento no es fantasioso. Para ellos, cooperación entre varios gobernadores en los estados del noreste ya están ocurriendo. Sin embargo, este nivel de cooperación podría permitir algún día la creación de mega-regiones aunque por el momento no se ha decidido absolutamente nada en este sentido en Estados Unidos.


.